CONTENIDO DEL BLOG


3 de julio de 2012

Idade




Del estrecho índigo a los mares de Ossian, sobre la arena
rosa y naranja que ha lavado el cielo vinoso…
Jean Arthur Rimbaud. Las iluminaciones –Metropolitano-

Desde mi amor la edad es imprecisa: agua de riegos
En jardines continuos pende del clima día de semana
Que toque y aún del alarido. Ella es antigua en tardes
Pero del joven naranja que ahora entalla el horizonte.
Yo cargo una pianola en el pecho soy fresco son soy

Sordos recuerdos que humean denso en esta hoguera.
No es gástrica la poesía ni respira en esos beberajes
Capaces del eclipse: su tránsito es la esfera insomne
Oculta bajo mieles sobre seda de otras pieles. Pátina
Del mediodía las palabras resucitan vuelven al conteo.

Amándote mi edad se arma imprecisa como un galeón
Es lustre de cubierta espejo del velamen y escándalo
De perlas al partir marea gruesa. Carga en su bodega
Brulotes incandescentes almejas de las islas cosechas
En jardines del edén: allí donde durmieron las edades.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel –Serie Rimbaud-, 2012



2 comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

Amar sin tiempos, es la única manera que vale la pena amar, así es Carlos.

Rocío Pérez Crespo dijo...

Ciertamente para amar solo necesita sentir, la edad es algo que va pegado a la piel, no al corazón, no al raciocinio.
No vemos nuestro desgaste físico a no ser que veamos fotos antiguas, nuestro espíritu siempre es joven y es con eso con lo que se ama.
Me ha gustado leerte...besos.