CONTENIDO DEL BLOG


28 de agosto de 2017

con nombre


el tiempo se mide por la obra/ el acopio y lo que falte:
con arte/ con idioma/ sin importarle brisas
ni tormentas de oprobio/ normas o frontera/ así todo
consiste en ritmos y vocales/ yo podría llamarme
por ejemplo marcos martorano
                   transigir con la memoria escrita/ porque
ella anda involuciona/ muta su moneda entre lectores

la biografía es itinerario/ un punto donde las lomas cortan
sus perfiles y el astro da forma y colorido/ mi existencia
ha sido aún será cuanto sube y hunde/ cuanto opone
y acompaña/ jamás supe nada del día siguiente/ sólo dije:
soy un tiempo con nombre/ la marca en los espejos
                   esto que pronuncio en el idioma

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración: Lázaro Perdigones ©

sagas



I
el resto es ahora la saga enferma
del poema/ porque un siguiente apunta
desde el párpado del previo apenas entrevisto

II
palabra a gatas/ y el turbión de imágenes

son distintas del ser propio/ de cualquier
talud que las rebaje/ todo es diferente
aunque prosigue sin carretes ni medida

III
es uno el sueño entonces/ variadas formas
del enjambre y su murmullo/ sin vallas
el obstáculo: ese mismo salto visto
y porvenir/ caldos y hervideros de boca a letra
de escritura a encante y desencanto

IV
qué otra cosa es la existencia/ habitar de un lado
mientras deseo opuestos/ la corriente en tanto
apura sueños por alcanzar belleza/ y la carne
disconforme del mundo/ se encadena
a multitud que pordiosea

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Johanna Calle



26 de agosto de 2017

cuál



otro ulises despierta sobre el madero
a flote/ diferente sol dicta pasado
al reflejar velámenes sobre quien vuelve

hacia qué pregunta y de dónde
llego yo en esta piel/urdida por relojes
mientras dos aguiluchos graznan
buscándome pichones

el tiempo planta acertijos sobre pies
cada mañana/ un logos cubre al anterior:
hay sofistas ocultos y textos perdidos
tras empastes monacales

qué  mundo pregunta/ cuál tierra/ la que
rehúye a mi proa/ acaso la de texto
y tradiciones/ cuál juzga el tránsito/ como si
hubiese sólo un sol: la única medida

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Alessandro Sicioldr


borges y juan arnau


en torno a Arte de probar de
Juan Arnau (2008)
y mi continuidad en las lecturas borgeanas

a borges lo alentaba el laberinto/ la posible
superación del caos:  un orden de itinerarios
a develar por memorias y lecturas/ ahora arnau
dice/ el universo es acertijo a partir de kuhn:
magnífica revulsión del progreso científico

         la especie y lo especial/ la mirada
del poeta también es darwiniana/ y lo innumerable:
(la arena de borges/ el respeto kuhniano a las teorías)
termina explicando  el universo

         hoy también todo está por verse/ y no sé
por dónde arranca ni cuándo expira esta sorpresa:
mi barco a flote/ el océano/ y fatal protagónica la fosca

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  De laberintos y de espejos (c)

24 de agosto de 2017

verdad y contienda



… a los diferentes tipos de diálogo
se podría añadir el diálogo que el lenguaje
mantiene consigo mismo, en cuya vanguardia
están los poetas, y ese otro diálogo, entre las
diferentes literaturas que llamamos traducción…
Juan Arnau, Magia y política del verbo
en El arte de probar (2008)

inesperada belleza/imprevisto dolor: son ejes
del suceso intrínseco/ el gesto paralelo/ la apariencia:
sus roces imantan/ mimetizan aun nombran
sellos y espejan
                  
                   pero es misterio el rostro oculto
una mitad del discurso/  acaso existe la lógica o sólo es
persuasión de hablas y silencios/ dónde el claro
y hasta cuándo la noche

quién dicta el canon/ pregunto/ si esto que me duele
pesa al resto

sin tregua somos batalla/ la verdad escabulle
de gozne a cerradura/ cuál ataca y quién defiende
la palabra agrega/ el suceso conforma el diccionario
atisba la memoria/ fragmentos/ piezas que encastran
en puzles del sueño

es de poetas superar prejuicios/ y ordeñar conocimientos
al idioma

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Minisheme (c)

otra pluma



la huella de lo inacabado
… el significante
Rafael Felipe Oteriño,
en Una conversación infinita

si es otro el país/ resbalan
mis suelas arcilla la palabra/ hasta dónde pregunto
seguir procelos de esta mano cuando agota
el audio y la imagen desvanece

                   la borrasca se revuelve en uno
solo/ busca otra mitad/ el resto: la develación
cuando se ve/ la huella que dibujó lo inacabado
y la punta roma muestra huérfana la brisa

                   este poema: otra pluma
para mis alas/ batiente al derecho de estarse de letra
a pájaro/ de murmuro a vuelo y altavoces/ dice
mi extranjería cuando pisa las fronteras

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración: Amy Judd  

22 de agosto de 2017

fracturas




cuanto puede continuar es incierto/ existe
en la gota diaria que brilla el sol/ después
se pierde en lóbregas tuberías del tiempo/ mi vista
no alcanza a las manos de esa potestad
que nadie nombra

         sólo se recuerdan grandes historias/ esas
para estandartes del poder/ el resto es olvido

así las ideas muertas anoche/ hechos de primera
plana/ injustos fines que obliga la tevé en cuerpos
y armas/ agonías que interrumpen la publicidad
o la urgencia de últimas noticias
         retenes del sollozo y de la muerte
                   del reencuentro también
                            y del perdón

         digo que falta conciencia en las segundas
partes/ en las últimas aun/ en cuanto ha de parear
con mi existencia y las de quienes me acompañan

porque todos fuimos víctimas de asalto/ de pantalla
impúdica y micrófonos/ miren cómo sangra
el cuerpo social/ pregunto cuándo cauteriza
         pregunto por testigos solidarios
                   ya echen a andar la película restante

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración: ABC de Sevilla (c)

21 de agosto de 2017

veinticuatro



cuanto sucedió ocurre todavía/ es mapa la piel
mi cuerpo susurra un tiempo hollado/ reconoce

y el espíritu somete al laberinto/ si reconquista
aún puede sumar cuerdas al carrete de Teseo

pervive existencia la memoria

en otros vientos la misma puerta/ hay preguntas
y mi noche no responde/ eso que llaman mundo
es un atado de silencio y falsedades

este día se cuenta en nombres y en espejos/la lengua
que memora también sangra
por eso muere otra vez si hoy se olvida

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Pablo Picasso (c) -Minotauromachy-

sin luz





la noche y el mar son vientres
sin respuesta/ agito la sonaja del silencio
como si esta memoria repusiera
mis sentidos/ no veo no huelo apenas
mi tacto sujeta la existencia/ estoy
sin nombre ni estructura

el mundo yace despoblado

                   es el cuarto día de cortes
y el nocturno es impiadoso/ mi realidad
pende de la mirada y este poeta es ciego
sin ti sin granada/ busco tu voz
electrónicas supérstites del siniestro
por abarajar un sueño

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Verde, maduro y podrido ©


20 de agosto de 2017

demon


“presencias reales”, de George Steiner;
citado por Rafael Felipe Oteriño, en
Una conversación infinita

triste plata del espejo/ aquí el fondo devuelve
superficie/ este mundo y la memoria/ aun cuando
la otra realidad margen de enfrente me nombre
e ilumine
        
         la poesía en mi existencia/ un breve
relumbrón en la mirada que revela lo inmutable
el continente/ este dios: una picada a las cumbres
quien funda el vuelo

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  María Josefina Magaldi (c)

sigilo



los noches encierran secretos/ cerraduras
enmohecidas/ imágenes que sólo al confín
el minotauro vio/ reveses de la propia
existencia y riscos del caos:
                            sinusoide del margen
presión de la interlínea/ lenguas muertas
vuelven aquí en marasmos de confusión

se torna ovillo cuanto olvidé/ algún
recuerdo cosquillea y sabe a inéditos la garganta

sin amaneceres de palabra/ surte un laberinto
se desanudan babel/ librerías
del pergamino recuperado/ y un tornasol
donde pierden colores primarios su pureza

                            allí la mirada es clandestina
la mano recién boquea/ y aúlla en caniles mi temor
cuando al fin reconozco silencios del ladero

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Noche Estelar (c)

17 de agosto de 2017

desaparecidos


Olavarría, 11 de marzo

música en la noche/ luz para silencio
faltan filos al consciente

 y sólo hay preguntas
al desierto/ otredad en multitudes

el amor por comprimidos/ poemas
al goteo intentan trazar blanca su senda

 hay sangre/
charcos  del desenfreno/a partir de entonces
nadie ve a nadie

                            es otra dictadura

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Predicad (c)

ajuste



vení/ al fondo del beso se sueña
lo mejor/ la imaginación dibuja cimas
el hallazgo y la calma/ regresos por fin
y algún futuro marcha al altar del sacrificio

cuánta sangre amor/ cuánto desvelo
lo que pasó redime al abrazarnos/ se sueña
digo: qué otra cosa es el mundo para dos
miradas/ cuando el verbo se conjuga

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Bordando sueños (c)

15 de agosto de 2017

tercera mano




el poema esa extremidad sube al viajero
a su transporte/ enciende candelas en cumbres
de la existencia: gozos y penas/ nostalgias
y regresos/ cuando la lid deshiela vuelven albricias
del contacto
                   para qué la piel/ el verso
las manos navegantes/sin ronda en el abrazo
sin comunidad de idioma

                   la palabra es tercera mano
responde sí a tus dioses/ siempre aurora: no la cierres
no te devuelvas a la oscuridad

© Carlos Enrique Cartolano.  Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración:  Bárbara Bezina (c)

14 de agosto de 2017

última brisa




por abanicar/ alzar el cuerpo contra el viento
vuelen rémoras escorias vegetación lo prensil
del mundo/ y expongan sinfín fundamento o fuente
cuanto llamen espíritu/ letra precisión de labios
por disponer y decidir: digo lo mejor en mí
sea equilibrio para el resto/ por vos lo digo

                   amor atardecido/ pasos nocturnos
sobre lo estrecho/ línea donde armonía comparte
brote de cuatro estaciones/ misterio del último poema

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Daniel Ilinca (c)

por la vuelta


…y todo,
por el aprendizaje que no acaba.
Santiago Sylvester

al otro lado del saber sólo hay silencio
y un brote requiere almácigo/ murmullos
conocimiento de la flor

         de qué sirven las raíces si el árbol
no vuelve/ y para qué el recuerdo
cuando ítaca está lejos

todo en mí: la estancia/ viento del mar
cuerpo de arena

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración: Recreo Viral (c)

12 de agosto de 2017

si fulge



descreo de la novela/ la totalidad queda en mí
es tintero de existencia que prosigue/ por eso
este poema hoy quizás mañana el cuento/ hay
universos en lo breve/ toda autopista
conduce al único apellido

                   se trata de nombrar cuanto nadie
llamó/ así el cartógrafo traza mapas del exilio
y la lengua desanuda honesta su memoria/ dije
yo abordo el menudeo: la verdad en pocas líneas
un fogonazo/ esa explosión del ojo/ mi fueguito

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración: René Magritte ©

vuelta de campana


se fueron/ la hierba acabará por derrotar
al pedregullo/ soplará el océano los restos
hasta que recobren su regencia las heladas

                   hay un tiempo feroz
señoríos del cambio/ enmascaran regazos
y tibieza/ sólo quedan fragmentos a la vista

quien resiste confía al sueño/ memorias
del retorno/ánimas de música y azúcares:
nada a la intemperie cuando fugó el verano

                   vuelta de campana/ son
sus dioses la tormenta/ legislan nubes/ furias
del celo/ la venganza / otro meteoro de cenizas

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración: Tomás Saraceno ©

11 de agosto de 2017

mira



desata nudos traspone celajes/ desviste y libra
de encierros/ duerme o vela da igual es trépano
en muro y mármol/ aserradero sutil solvente
sostén del ánima cuando imagina/ sinfín dice
de pie en extremos de lengua y llama/ parto es
la forma/ cuanto modela/ obra y destreza punto
de equilibrio o desborde/ la calma/ el torrente

si mira conoce/ autopista y viajero/ todo puede
alza y construye/ presagia y renueva/ ama/ sabe

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Cecilia Malvezzi (c)

recurso




como el resto derivo de amores y tormento
del hachazo y la costura/ mi sueño es oxímoron
de vigilia: andarivel  con seguro de ida y vuelta
soy pliegue del opuesto/  otro en el azogue
y las miradas extranjeras
un pasajero al escritorio
quien escribe este poema/ carne de convite
para asombro/ brizna y lágrima/ lauro y hierba
límite del prado
o cuanto carguen mis bolsillos

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración: Georges Mazilu (c)

9 de agosto de 2017

miércoles de cenizas





puede ser que se extinga la hoguera/ tras los ojos
carbonice/ se ensañe el viento en fuerza
y vendaval contra el presente/ angoste el recuerdo
hasta cuanto vibró con nombres y escritura

que nada quede por ver/ es probable que convenga
aceptar esta porción del mundo/ el ángulo o mirilla
mi curso y su historia/ hasta aquí la idea mi crítica
de existencia verbo o movimiento/ este tamaño

del puño cerrado que iguala en medida al pie/ longitud
grosor cabellos/ la invitación de aromas y tonicidad
puede ser que algo ardiera detrás/ esas huellas resulten
más profundas y mi cuerpo no admita más tatuajes

es probable que haya cubierto el mapa/ el amor esté
en lo más intenso del recuerdo/ hoy sólo lo repita
con letras y ademanes/ densidades de saliva o palabra

y me resigne a antologías/ a marcos ajenos y bastones

(c) Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración: David Catá (c)

impar




En torno a “Poetas y Pintores
-en los límites de lo indecible-“
Rafael Felipe Oteriño,
en Una conversacíon infinita

los libros cerrados cabos de silencio/ promesas
del edén/ glorias a suceder en medida única
de un lector inconfundible/ venturas de tránsito
distintas de besos recibidos por quienes leyeran
otras copias/ población bendita
por respirar páginas
afuera/ sus pieles de cartón adentro/ manchón
de tinta que vuelca pasajes simultáneos
continente de impaciencias/ vertederos del ángel

celebración de cambios a la espera/ eso son/ así
como el calor ignoto
de abrazos por ceñir/ aunque
sólo sea una palabra o una línea cuanto prenda
eche raíz y tuerza rumbos al lector pendiente

bien vale abrir cuanto brille en las gavetas/ jamás
alimentaron cofres del tesoro/ ni alguien acabó idéntico
al previo de lectura

ni al sueño impar de una velada

(c) Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Didier Lourenco (c)

8 de agosto de 2017

ella sonríe





manos a la obra/ sobre aras del idioma
la dama se quita guantes satín/ opaca todo espejo
es impar y crítica/ desde ella corre el agua

la fuente en persona es/ reflejo de pie/ palabra alzada
germen de trigo/ dije luna mas luego digo ángel 
porque sus alas dividen mi existencia/ en mar y playa

frente para el soplo/ cuello entre los labios/ humor
del vientre/ me rozan entrepiernas del tiempo:
la distancia crece allí/ y el nuevo día/ la máscara sonríe

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración:  Nefertiti ©

brisa del amanecer



 …Y, por detrás, la larga tradición
de la lengua, que es continente y contenido…
Rafael Felipe Oteriño

este poema: pregunta por suceso y devenir
itinerario de búsquedas/ farol de hallazgo
vuelve hacia mí su máscara de todas las estancias
de la patria/ como universo breve/ construcción
en alturas del sentido

                            así escribo en él
con medidas del oficio pasado simultáneo y porvenir
soy el otro:  padre en la fuente y fruto aventajado
ni mejor/ o resultado/ ni bisagra siquiera/ sí soplo:
sinfín del pulso en cada amanecer

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración: De rastrón (c)

4 de agosto de 2017

a la par





la poiesis grita o calla/ es lengua quien dicta
y silencio la urdimbre más profunda/ una despierta
la brisa y el otro es garganta por nombre y verbo
oponente de paz en la afrenta/ munición

de labios y mirada/ la poiesis es vela al partir
y timón por sudestes al regreso/ cada cual querencia
de voz y medio de supervivencia/ hueso del frágil
carne del rígido/ la pregunta justicia y fiel

del brote/ cuando atardece fuga mi amor soy
leño al agua/ soga que pende/penacho/ color
donde respuesta no pinta ni afantasma el tiempo

cuanto me escucho/ sonido entre taludes del idioma

(c) Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración: Pablo Picasso (c)