CONTENIDO DEL BLOG


27 de septiembre de 2014

vos dirás


2.8.


vos dirás si ésta es
de las imágenes que cobran tacto
o tal vez de las que corren
                            por cañería y fugan

por ahora conozco esta parte:
tu sonrisa estalla
y deslumbra.

hay cosas
que no se desparraman sobre la mesa
                            sino muy simplemente
se paran a un lado
de cualquier superficie porque no caben.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente –cáscaras de nuez-, 2014


Ilustración: Eadweard Muybridge

es cierto


2.7.


es cierto soy sólo mi respuesta
no sé si estás decalza
pero tu sonrisa fosforesce y toda tu piel
deslumbra en verdeazulino de tesoros

me pierdo en la extensión del brillo
reflejo soy
sólo mi respuesta
a realidades detrás de la fotografía

porque aquí la modelo sonríe
y después me habla.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente –cáscaras de nuez-, 2014


Ilustración: Mary Pickford

ahora es


2.6.


“El paraíso no fue perdido
lo perdido es el asombro…”
Hugo Mujica
ahora es habitual salir a fumar
puede ser que entonces se me caiga del bolsillo
o del fondo de ojos
el paraíso que buscaban da gama y colón

vengo perdiéndolo desde el cumpleaños trece
y nada intenta retener la mirada
de complacencia infantil

aunque una vez por minuto me asombre
de cuánto media entre lo sacro
y esta punición del sueño.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente –cáscaras de nuez-


Ilustración:  La leyenda

24 de septiembre de 2014

obedece


2.5.


obedece por fin como animalito celeste
que es mi cuerpo palabra
espiral cuando llega y va
sensación
material respira es polvo
dice
cuando otros amerizan

afuera otra vez con ellos
esperando estrella
un cascarón
la llave
que lo devuelva espiritual.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente –cáscaras de nuez-, 2014

Ilustración: Obecayknab (c)

bajo el ombú


2.4.


bajo el ombú te espero
aquí sed de dos equivale a una

y la historia envuelve orígenes
río altares
paciencia compartida

aquí te encuentro raíces hojarasca
al aire
del paseo
epiloguen sombras

de nuevo me naces y te nazco

después tendemos interiores.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente –cáscaras de nuez-, 2014

Ilustración: Periódico de Boedo (c)

exterior


2.3.

exterior de las murallas aquí la palabra
traspuso almenas
va en astillas
porque las manos son
redes del abrazo imperfecto

aunque ventilen reconquista
ellas
memoria de la intemperie.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente –cáscaras de nuez-, 2014

Ilustración: Nuestra Granada (c)

este es


2.2.


este es el otro lado

siempre hay bengalas por delante
estrellas de ignorancia protegida
la existencia es
una caminata al conocimiento

está de más clamar
al vecino y que golpeen
su muro amarilleado de sordera.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente –cáscaras de nuez-, 2014

Ilustración: 123 rf 5 (c)

lo que divide



2.1.

lo que divide
el macizo sin huecos ni burbujas
es talud del monoambiente
contra él cobran presa melodías
gritos
sonido del taladro

(ese pájaro curioso
que horada medianeras
con picaduras de acero)

besos y caricias quedan de un lado
tampoco pasan los susurros
la lectura cucharadas de dulce por probar

pero el amor en hábito de seda
rizos dorados
con alas emplumadas lo traspasa
de ida
         al volver lo cose
transfunde su hálito y echa aparejos
en la margen de enfrente.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente –cáscaras de nuez-, 2014


Ilustración: Marjan Teewen

será porque


100.


será porque cada lectura funda el poema
o quizás porque en este libro
innumerables las páginas
no existen comienzos ni finales
                                      que al releerme

no encuentro dónde quedaron
un amargo goteo
las chispas de aquel sábado
restos del incendio
el tarifario de hotel algunos mapas
que supe memorizar
del monoambiente

                   cada verso apunta a desvestirme
sin saber aún qué llevo puesto.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014 


Ilustración:  laberintos y espejos (c)

unir ambos


98.


unir ambos extremos de la cuerda
tarea de dioses

si existen. si no despoblaron ya
las ciudades que unía el gesto

si cesó la tormenta.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014


Ilustración: ok 4 me 2 (c)

acaso tres


97.

acaso tres puntos podrían separarme
y de qué

quitarme el desayuno
                            entrega
                                      mitologías
                           
cimbrar su cuerda por cuánto más

desatar lo que jamás ató la voz
o quizás sueños vacantes
que no moldean las palabras

no no no      

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014

Ilustración: La pluma crítica (c)

ese día


96.

a las siete de la mañana
en junio de 1966

ese día crecía entre mis manos un original
mudaron colores transparencia
                            había otras palabras
la impresión opaca
del carbónico sobre papeles
manifold. y brilló

fue ligero como ellos sobre el viento
mi visión de aquel día iba adelante
ignoraba a qué respondía un resplandor
encendido en la mano derecha.

la seda se sabe lenta en engrosar
pero en centenas teje encorva
                            su apilado
seducen peso forma y roces al correr
individuos de esa especie
copias de mis copias
zumos de la esencia

sólo ahora supe que tu voz era esa luz
que escarbó mi original
dio vuelta las letras
y aromó la estancia de mis sueños.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014

Ilustración:  Polyvore (c)

en absoluta


95.


en absoluta normalidad rasguea
la lluvia mientras bien adentro enciende
un paisaje con verdes y amarillos

sólo la noche pasa
como en diaria postrimería
                            aunque esta vez
sienta el surco del arado.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014

Ilustración: Pulsar Beta (c)

mis ojos


 94.


mis ojos ardieron pero no fue en hogueras
de otros ojos no

el mundo los batió un sinnúmero de veces
anocheció en ellos exangüe luna

después descubrieron cristales un color
de atravesar miradas

y mis ojos se llamaron con tu nombre.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014

Ilustración: La nota de la muerte (c)


devine


93.


devine rutinario destiné un florero
a cada rosa

después del derrumbe reuní los pétalos
blancos rojos té ciclamen
y en cada uno leí respuestas

ya de noche
aunque nunca tarde
volví a confiar en la revolución.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014

Ilustración: Gran Velada (c)

quién es



92.


quien soy
acaso duda o solaz del tacto
puerta al ojo
sudor del juicio
                   jinete en la brisa

exilios del amor en cuanto escucho y veo

la primera palabra el punto provisorio.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014

Ilustración: Fernando Sosa

15 de septiembre de 2014

a la perplejidad



91.


… más allá
de la belleza
que da paz y enloquece a los hombres…
Joaquín Giannuzzi –El sapo-

a la perplejidad sigue el entusiasmo
en este caso no hay vacíos
tras saltos
del batracio
sobre el tablero de damas

al estupor prosigue la sensatez
el hombre suma
         saldos de la historia y agrega

para empinar columnas

son preguntas a las generaciones
numerosas
ellas legarán tablas de su sangre
nuevos nombres y otras miradas.

porque la certeza final es

se sienta entre cuatro paredes
                            nos pertenece.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014

Ilustración:  Vanina Marandet




13 de septiembre de 2014

silencio desierto


90.

silencio desierto venda cerrazón mordaza
sin luna sin verde sin fuego sin verbo
ni nombre que vele o taje superficies del agua

demóstenes con piedras en la boca
jinete de a pie sin siquiera jamelgo
yermo de sal y junio

alarido del fin sobre la torre norte
caos
siniestro sin rostro

continúa la enumeración.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014


Ilustración: Javier Tresaco

las confluencias



89.

las confluencias me ocuparon crecientes
tiempos de sol

sólo a su cabo contemplé dorado en las manzanas
forestas de la piel
afluentes que se perdían más allá
de mi vista y de los brotes.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014

Ilustración: Geografía La Guía (c)

11 de septiembre de 2014

cuando la


88.

cuando la sonrisa transcurra
y su imagen sature el aire en este mismo
tres por tres será porque te toco

dibujará desde la esencia
hará conviviente mi deseo y su extremo
en intimidad.

tendrá bordes la pasión sobre tus labios.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014


Ilustración: La Mona Lisa

10 de septiembre de 2014

no sería



87.

no sería el actual
una versión del que fui o quizás
del que debí ser

pero allí estaba al rondar la esquina
y es eso lo que vale
                            estar
mientras abría rumbos con pico de pájaro
y delirio de ángel madrugador.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014


Ilustración: Correveidile (c)

9 de septiembre de 2014

por cuanto



86.


… cuando morir tenía el sabor del pan
y la tierra y el mar un gusto de antepasado
y ese pájaro que me grita que no me
entregue…
Aimé Césaire –Las armas milagrosas-

por cuanto respiro al recordar un disco
cantado en español sospecho
al cuerpo le faltaban certezas
a mis necesidades
sentidos con costumbre para disparar

porque él habrá pactado con asesinos
para volver a caminar sobre cadáveres
de biko de king o seguro protestó
las enseñanzas de fanon

mientras yo tan tranquilo marchaba al cuartel
con adelita un buick blanco de capota
sin armas milagrosas
y a rastrón mis veladas románticas.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014


Ilustración: Nat King Cole en castellano

rigor de exilio


Llamo a esto “el complejo de Ulises”
Carlos Bosch
1984:
no te embozaste como quien regresa
condenado por el propio laberinto

ni los muchachos peronistas
                            ni telémaco/ ni el amante final
de penélope democracia te reconocían
aunque pisaras ítaca la tierra propia
a flor de horizonte

dos naciones: el mismo lector/ entonces
no se comprendía que eras del mundo
no sólo de sandino/ chicho o de fidel

ponías pudor
y sólo vos escuchabas la sentencia
adelantaste al nunca más tu eternidad

llegado pero cedías la casa
tu llave a la alcantarilla/ también el tiempo
                            puede escamotearse
de gota a última gota


pusiste/ le pusimos rigor a aquel exilio sin vuelta.

(c) Carlos Enrique Cartolano. Rigor de exilio, 2014 

Ilustración: Julio Cortázar

derroche en



85.

derroche en negro voz y miel
del cantante compañero de playa
sesenta años atrás. suenen campanitas
dice aunque no sea navidad

y vuelve a humillar mi memoria
quizás allí vive la libertad y así
jamás se torna selectiva

a gusto completo.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014


Ilustración:  Nat King Cole

7 de septiembre de 2014

qué espera


84.

qué espera de mí
soy transcurso ocre polvo marea
en alto aún                      soy patria
de cuanto herede curso tejidos
del pulmón y la mirada.

qué espera ella de mí
sucedo sobrevuelos par de alas
quilla y fuselaje                 soy zumo
de paciencia tacto o lengua
cuanto flota en 3 por 3.

qué espera de mí
dama de noche cencerro al alba
mediodía de pájaro   siempre compás
de tarde en tarde consonante
boca y brisa del sueño.

qué espera de mí la pasión
su soplido este sangrado
sin coto del poema
qué.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014

Ilustración: Paperblog (c)

6 de septiembre de 2014

mi conciencia


83.

mi conciencia va asomada por la borda
no teme vacíos
                   o interestelas
al agua menos

tanto más sorbe el porvenir tal la sequía
de marzo en los ojos
hay sed de charol
                   en las memorias
opacidades
que prolonga la distancia

ala habrá de ser
pluma y barrilete al viento
molino de certezas apalabradas.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014


Ilustración: Igooh ©

5 de septiembre de 2014

cambia de


82.

cambia de nombre él leve
sutil breviario de cuatro semanas

balance entonces del final

dos o tres días antes que otros
fines y este año no se estira
más allá de su frontera

pero íntegro
rico en álbum de recuerdos
tan diferente al europeo.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014

Ilustración:  Calendario Febrero (c)

penetra


81.


penetra por las puntas de los dedos
sube por las extremidades cosquillea
con plumones tiempo emparedado

en la ventana este ministro
plenipotenciario del invierno

cuando el reflejo se inclina
                   aquel tañido de campanas
fuga lejos.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014

Ilustración: Adolfo Fernández Sanz (c)

tanto conoce


80.


tanto conoce de mí
ahora simplemente estira guiones
filmes de la memoria
sin balance

me deja a mí el juicio
comprobar
daños en la piel
si es letra clara

sentada en la cocina la poesía
cruza piernas
imagina sin par
ella escribe y dirige mi actuación.

© Carlos Enrique Cartolano. Monoambiente, 2014

Ilustración: Pablo Picasso