CONTENIDO DEL BLOG


28 de febrero de 2013

idus del mar




… y la mar entre nosotros
Tiene alta casta de vivientes…
Saint-John Perse –Mares, Estrechos son los bajeles-


vuela y nada desde el borde                   breve cielo
del poeta sus fogatas paralelas si todo fue probado
cuando es tiempo sin terreno sin corrientes ni velamen

amerizan envueltos en sargazo muertos           el ángel y la mosca
iguales en alas transparencia de últimas palabras
al poeta reclaman bocinas u otras resurrecciones

del estertor saltó la vida su gallo de colores                 canta y anuncia
la carne esfuma el hueso mira la palabra permanece
sobre acentos la lengua avanza lustra o carboniza

este pulso de mi tiempo dicta vaivenes del océano                 y sus versos
gravitan al fondo penates de piedra espada herrajes puño
flotan el alma la madera el tribunal de superficies da justicia

mi poeta sobrevuela su pájaro amarillo y hunde el hábito escarlata

© Carlos Enrique Cartolano. Del riguroso delirio –Apartado Saint-John Perse-, 2013

Ilustración: Sorolla

27 de febrero de 2013

marina




…El amor está en el mar,
 donde están las viñas más verdes;
y los dioses corren a la uva verde…
Saint-John Perse –Mares, Estrechos son los bajeles-

ya renuncié al singular de segunda persona es un lugar común
porque amo de frente como ama el mar                     es de marca su abrazo
en alta dos veces y lega tesoros caricias en despedida certezas
del regreso oceánicas ganaderías mientras pongo espacio en el papel

otra vez en primera página me prometen sembradíos bajo el mar
él no cesa de brotar él crece                           al azote de besos marejadas
arracima causas de amor sobre la arena ata huellas al futuro gira
con pincel de azul y verde motea hoyuelos marinos doblega tanta furia

mar y viento bronces y fusilerías en dos gargantas sin fondo
es sabido que los dioses               secan con pieles plumajes espumas
el sudor de sus corceles galopan reflejos de la luna después encienden
doncellas con linternas por odres de vino nuevo sobre la playa  

es de tercera singular mi océano este custodio del delirio nunca doblegado

© Carlos Enrique Cartolano. Del riguroso delirio –Apartado Saint-John Perse-, 2013

Ilustración: Waterhouse

26 de febrero de 2013

vistas




…pasión muy fuerte y muy dócil.
Mil párpados favorables…
Saint-John Perse –Mares, Estrechos son los bajeles-

giramos en igual sentido alrededor del tronco él es grueso
y no nos vemos                              bastaría con invertir una carrera
de las dos para encontrarnos compartir esta fronda el acero
del sueño derritiendo ceras para alumbrar la noche

prefiero la poesía algo más alto en la senda allí
el océano contiene                           deseos y memoria todo en uno
la misma energía este enchufe a común potencia vamos
por cada minuto póstumos como en la única palabra

entonces cuando bajo los párpados sé que cierro tus ojos
escribo y escucho tu oración              tras mis pasos voy
cuando propongas lugar y fecha te leerás me reconoceré
ante el espejo la misma voz remonta idéntica mirada

todo esto sucede desde siempre parece y sucederá
mientras tu imperio rija                    dueña del verso y toda letra
aún de cada cuerda que suena en timbales del alma
dócil sí pero potente entre acentos y remanso

© Carlos Enrique Cartolano. Del riguroso delirio –Apartado Saint-John Perse-, 2013

Ilustración: Tomado de la red sin identificación de autor

sur





… la mar a lo lejos como un Sudán soñando
sus reinas negras, de frente moteada de azul …
Saint-John Perse –Mares, Estrechos son los bajeles-, 2013


al sur del sur tu rebeldía sopla con el aire
también hoy como nubio esperas decadencias del norte
devolución del oro los esclavos                que sea ahora tu enemigo
el condenado por sangre escasa y débil corazón

al fondo de timbales en extremidad de pífanos
entre sábana y colchón el áspid renace húmedo de luz
las reinas levantan sus espadas              porque en meroe los aceros
bien lucharon venciendo a augusto y sus recaudadores

es cierto poeta son del mar los matriarcados
él es el vientre prodigioso quien asume realeza
quien la concede      él mismo sepultó al faraón sus carros sus guerreros
ahora despierta riberas del sudán almena y arma

también tú llevas reinas negras en las manos
sí de antillas las traes tu norte las fustiga sin otorgar siquiera
un sitio de paz para tu exilio                   mantén botados en azul estos navíos
el tirano ignora que lograste traducir las escrituras

© Carlos Enrique Cartolano. Del riguroso delirio –Apartado Saint-John Perse-, 2013

Ilustración:  José Manuel García Jurado

amarras




… La noche te abre una mujer: su cuerpo,
sus puertos, su ribera;
y su noche prístina en que yace toda memoria…
Saint-John Perse –Mares, Estrechos son los bajeles-


porque en desvanes de mi historia pondré sueños y añoranzas
junto a tintineos de cristales a la par
en la noche no será lo mismo desvestirse                    que ir desnudo
música de circunstancias que una melodía nos embargue ni tampoco
satisfacción que saciedad al fondo de esta botella de miércoles al cierre

pero sí mujer será siempre brillo en el espejo lucero que orienta
peregrinos la cosquilla en la oreja el respingo
en la piel la mayor ternura                     ésa es la noche el barco
a un tiempo el mismo océano golpeteos de sal y agua sonrisas el ancla
allí donde algo empieza donde nunca nada se termina

© Carlos Enrique Cartolano. Del riguroso delirio –Apartado Saint-John Perse-, 2013

Ilustración: Lili Vivanco

24 de febrero de 2013

arenas





…amor y mar del mismo lecho,
amor y mar en el mismo lecho…
Saint-John Perse –Mares, Estrechos son los bajeles I-

si hay un océano sea el tuyo tendido al corte de nuestros litorales
también haya playas cuesta del médano que él dibuje
                                                                  con esténcil de tu boca
grano a grano culmen del racimo fuego entre taludes sin residuo
ni cenizas


restaure el equilibrio tres planos para un cauce traduzca la lengua
idiomas del mar y los amantes mientras el lecho
                                                                  flor que corona maderamen
mulla verso a verso fluya gotas de rubí sepa salado en cada dedo
de tus pies


devuelva el océano visita en caracolas y cavernas él que siempre viene
bese cuerpos limpie tonifique sacuda colchonetas tienda
                                                                  sábanas de espuma esponje
arenas que vuelvan al hervor después trepen tus alas de colores
el amor retorne a tañer y resplandezca


© Carlos Enrique Cartolano. Del riguroso delirio –Apartado Saint-John Perse-, 2013

Ilustración: Tomado de la red, sin identificación de autor

jericó




… aquellos que olfatean la idea nueva
en la frescura del abismo, aquellos que soplan
en los cornos a las puertas del futuro.
Saint-John Perse –Exilio-

difícilmente caigan murallas por silbos de este siglo
este antillano de francia las cementó con lágrimas de sangre
su magma lírico invade vacancias poderes y delirios 

sugiero que detengan pitidos las trompetas ovaciones
corales murmullos por encima del océano parlante apilaron
en tejido sus versos hambres y satisfacción
                                                    fue todo establecido

al arribar nuestras miserias ya no se trazan laberintos
fieles muros aseguran cuanto de divino trajo el hombre vean
señores que son engaño prestidigitación virtualidad y nube

la vigencia de manet picasso van gogh dalí de chagall rodin
de tanto desafío en los portales de la aldea monocroma
mueven a pensar que no hay sorpresa la nueva jericó

alza su reinado en un desierto sin trompetas sin abismo

                                                    no sé por qué entonces
me atacan las palabras autómatas insectos desarmadas huestes
del nuevo paraíso




© Carlos Enrique Cartolano. Del riguroso delirio –Apartado Saint-John Perse-, 2013

Ilustración: Ícono bizantino

23 de febrero de 2013

extremo




… Así va toda carne al silicio de la sal,
el fruto de ceniza de nuestras vigilias,
la rosa enana de vuestras arenas,
y la nocturna esposa antes del alba despedida…
Saint-John Perse –Exilio-



la noche con su túnica delató retrasos fue brisa temprana
mendigo del resplandor                     y pasó junto a mí disuelto
espectro de almanaques
suponiéndome un hamlet de la escena


el roce de otro filo la incógnita mirada esa de ulterior memoria
señalaron la espera de los muertos     su índice impertérrito
clavando una fecha salvaje
de ciclos agotados turbia y brumosa


y en este piso a dos puertas de mi escritorio la de labios gélidos
habrá querido besarme                     y yo dormido engañado
soñándome eterno
sin sospecharle puntas a la espada ni áspid

al gusano de mi espina ni telón a mis poemas ni muecas a la historia


© Carlos Enrique Cartolano. Del riguroso delirio –Apartado Saint-John Perse-, 2013

Ilustración: Tapiz Flamenco

21 de febrero de 2013

distancia




Me acostaré en las cisternas y en los huecos navíos…
Saint-John Perse –Exilio-

en este frasco de boca estrecha echo distancia
saco misterioso en anchuras vientres cristales y reflejos
como los trópicos de américa o conciencias de la infancia
ajustando medidas                           se exilian equipajes

sólo cae al fondo lo pequeño la fracción el mar y sus arenas
las cretonas de la tarde se quedan entre manos

lo que viaja adentro y lo que resta en intemperies
ido jasón vuelto ulises tesoros son los del descubrimiento
nichos que reserva la existencia sus opacos frascos y no
éstos de miseria          
si resuma leche fresca en cada ocaso
distancia será este exilio de palabras redimidas oscuros hálitos
mástiles de pie brotes de bitácora en mis yemas

o quizás el viaje mismo la turbulencia pura este espasmo
de la carne la inmersión en cada noche esa primera sensación
del que despierta y está solo al otro extremo de los cables
el dolor profundo                   cuando suenan sirenas a lo lejos

aunque venga lleno el frasco sólo queden fuera la memoria
y el último deseo sé que sólo una palabra me devuelve

© Carlos Enrique Cartolano. Del riguroso delirio –Apartado Saint-John Perse-, 2013

Ilustración: Pintura Minoica

20 de febrero de 2013

huellas




¡Crusoe!, ¡estás ahí!
Y tu rostro se ofrece a los signos de la noche,
como una invertida palma de la mano…
Saint-John Perse. de Imágenes para Crusoe

no sé si soy yo quien ve tus marcas en la arena o si sabes ya
de mi llegada viajero de literaturas varado en la isla
que bordean letras                      lector repetido al infinito
apenas te descubro aunque fui previo a tu bajel al desborde
de agonías la playa es ancha y nuestra isla promete continente
traje un amor Crusoe esta pasión que imprimo en mis huellas secos
arpegios de recién venido palabras son voces son para mañanas
comunitarias                              el mismo sol la misma línea
puesta en paralelo al océano ese vientre que asegura
vida para tu vida poéticas y artificio

permíteme soplarte la arena de la cara viejo náufrago
entre páginas el mundo te aloja en galeras de sus bibliotecas
yo te registro te asigno                fama color número y rúbrica
contigo camino sobre la marca de sal cuidando repetir las huellas
del perfil de palmas de las plantas aunque no coincidamos crusoe
las mías sean de impaciencia me preocupen tus tesoros
olvide la esencia de cualquier renacimiento descrea de mi vejez
me pierda en juncales                  de tu sonrisa firme
como una roca en la playa cimiento robinson columna tapas duras
termine mirándote las manos por igualar tanto destierro

© Carlos Enrique Cartolano. Del riguroso delirio –Apartado Saint-John Perse-

Ilustración:  Tomado de la red sin identificación de autor

19 de febrero de 2013

fermín




A Fermín Ancalao
el último residente, heredero de
los voroganos que fundaron
mi pueblo. Con él
se cruzaba frecuentemente mi infancia.

fermín baja la loma tembloroso el bastón va delante arqueadas
las piernas por monturas que no trae
con sombrero de paja le dejaron sólo la pobreza
porque le sobra honestidad           el primer voroga jubilado
jamás vuelve él renace con cada amanecer
como entonces en su isla de esperar esa de la inundación

mi infancia es un mojón como fermín va débil mirada oscura
también baja la loma abriendo surcos al perfil
sufre la exclusión aunque incapaz de ver riquezas
en un océano menguado              que no termina de nacer
ven su alba dos ciudades entre arenales y marismas
sé que volvería si lograra poner de pie sus herencias anudadas

© Carlos Enrique Cartolano. Del riguroso delirio, 2013

Ilustración:  Pintura mapuche. Arte hi-mu

contemplación





así sentada mojón del deseo espejo de mis sueños
te miro esta tarde vienes detenida al extremo del pincel
de paul gauguin ermitaño del pacífico olvidado de parís

eres mujer más mujer que cuantas quedaron atrás
transparencia de sienas pardos amarillos tierras recorte
del océano isla contemplada poesía a mano flor candil

te veo el árbol los pájaros el cielo aventura de tus ojos
la oscura suma de colores en tu piel plumas la madera
el blanco de tu pareu y azul a madurarte tanta niña

sé que estás lejos aunque una ruta entre dos miradas
parezca inmediata cuerda simple secadero de lágrimas
playón donde descansen embarcaciones del paraíso

© Carlos Enrique Cartolano. Del riguroso delirio, 2013

Ilustración: Raymond Lafalle

18 de febrero de 2013

vivo




si sólo el ojo de los muertos logra ver un fin para las guerras
habrá de ser mi ojo vivo que descubre
amor en cada cosa                      quien se planta por momentos
y sonríe al recordarte y celebra y comprueba pesa y razona

dónde entra qué contiene hay algo que resista esta carga
de alegría este ser un ojo transformista
amar es contemplarte                  amor el que recrea le dibuja
un rostro a las horas una voz a la paciencia tu piel a mi camisa

© Carlos Enrique Cartolano. Del riguroso delirio, 2013

Ilustración: Amedeo Modigliani

tónicos




… La ciudad no está hecha de
esto, sino de relaciones entre las medidas
de su espacio y los acontecimientos de su pasado…
Ítalo Calvino, en Las Ciudades Invisibles
-Las ciudades y la memoria 3-

de noche y en la cama la química del sueño esa jaula
colmada de ruiseñores disfónicos invierte la realidad compara
extrema opuestos devora medidas
entonces no sé dónde acaba el temblor              dónde empieza
la memoria al imperio de la fibra dormido le caben afrentas
de mis músculos lisos sólo una o dos imágenes motrices
porque no soy sonámbulo

de noche y en la cama al borde del gollete casi en la gota
mi velamen del cansancio se desquita no escucho tus avisos
la realidad esa otra cara de la almohada
boya hundida al paro van ferocidades                el recuerdo crea
tu visita porque llegas te acomodas en mi sueño con mi carne
mirada en paralelo
         timón esclavo
al unísono tu soplo con el mío
conquistan el vasto territorio

tendidas cuerdas de la historia cadenas vivas atan en sueño
despertares ellos eslabonan con tus ojos por aleación y brillo
después asoman versos verdes maduras hojas
del verano en tus manos                                flor esta mañana viste
sólo ojotas y anteojos vuelca el vaso de la noche retiñe carne
voces luces sobrevida libertad de amores

porque ni vos ni yo ni nadie podamos decir que algo se ha olvidado


© Carlos Enrique Cartolano. Del riguroso delirio, 2013

Ilustración: William Blake