CONTENIDO DEL BLOG


11 de diciembre de 2013

sangrado


el costado oscuro me mira
ese que jamás comprende


mi dolor lleva letras justas al clarear
gime a presión en la mirada

se llama él como me llamo
lo ven como me veo
aunque no lo reconozca yo
ni sea audible con luz pobre

late el dolor con dos relojes él galopa mi cuerpo
pero es íntimo quien monta
                            lanza amurallada  

anoche detuvo su pájaro prendió silente
patas de alambre sobre el cable
y ahora gris me envuelve hace agua
el horizonte             escora la marea

© Carlos Enrique Cartolano. Regresos, 2013

Ilustración: Claw Broach

2 comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

Que ese pájaro transforme su garra en dulces manos y consuelen tu ser.
Saludos, Carlos.

Carlos Enrique Cartolano dijo...

Gracias, poeta! Un abrazo!