CONTENIDO DEL BLOG


31 de mayo de 2012

Feiertag




Para Marco, en vísperas
de su viaje a París


Recién una cucaracha doméstica cruzó sobre el plano
Del último poema. Atravesó la cuadra en esta hora
No sólo mía: reclamaba propiedad. No alcancé las
Patitas sucias de poesía que se perdieron ellas buscas
De síntesis que logran vecinos verseros detrás delante.

Corrió con la velocidad de mi vida sin que la alcanzara
Sin abrir las alas se ocultó bajo recuerdos indóciles
Inasible dividiendo en dos el campo de marte: triunfos
Y derrotas del tiempo. Este bicho y el reloj están parejos:
Ya no comprenderé ciertas cosas ni abrazaré sonrisas

Ni visitaré geografías deseables no haré concreto algún
Amor visible al tacto digo audible a la memoria. Se paró
En un punto que no alcanzo a distinguir: No llegará allí
La escritura no la alcanzaré con pluma y puño. Quedo
Sometido al vaivén de la ventana mueblecitos animados

Jarras que gotean por debajo arroyos silenciosos cielo
Que las nubes cruzan como oscuras cucarachas ángeles
De feriado alas soldadas. Me conformo pensando ahora
Que comparto con mi hijo la mirada que con él embarco
Echo en mi bolsillo latitudes preguntas amor pendiente.


© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012

Ilustración:  Carpani

30 de mayo de 2012

Fallen




Pero el siglo de estos hombres los condena. No están
En los estudios de plástica en aulas pizarras galerías
O exposiciones bibliotecas filmaciones. Eran habituales
Las novelas los guiones de ángeles caídos defensores
Del más débil bajaban juicios de Dios de las alturas.

Ya no. Ahora si acompañan a su angélico al banquete
Cenan con los menores. Si aquél que usa sus alas
Acomete un vuelo transoceánico los ángeles vuelan
A la par del jet o sentados en las turbinas soportan
Los bajo cero. Ellos perdieron rangos y privilegios.

Dicen que porque exageraron con clases de vuelo
O porque llevan más inocencia que plumas. Soportan
Cualquier carga todos los días se enamoran esperan
A su angélico sentados afuera como canes del alma
Son vellones de ternura que van perdiendo pelusas.

Si me preguntaran opinaría tratar los sentimientos
De carencia con levadura esa que fermenta masas
Lleva al triple volúmenes enciende la rebeldía. ¡Ardan
Otra vez los espacios aéreos de ángeles suspendidos
O en vuelo! ¡Vuelvan a cotizar amor alas y plumones!

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012

Ilustración: Darek Branski

29 de mayo de 2012

Pancarte




Todo es epifanía: las manos la boca el triángulo
De luz que acompaña ver lo que concluye ahora
Y lo que se prepara. Cada momento el asesinato
De la historia: la vida es durante y después sólo
Impresión de imagen juego de espejos relectura.

El rostro que intentamos resucitar cada mañana
Los sentimientos disueltos en hervores de caldera
Héroes disfrazados de brigantes estafa bilocación
Del personaje que invadimos. Un paraíso abierto:
El patio de naranjos la bomba imaginada siempre.

Todo como este amor que tiñe suma y multiplica
Puede manifestarse en aluvión actual entreverado
En tanto sea distracción confundir los miserables
Con la atroz miseria que puebla de agujeros ver
El estallido sacrificios llanto pero no misericordia.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012

Ilustración: Renata Schussheim

28 de mayo de 2012

Cortinados



Le pregunta qué encontró cómo ha hecho para partir
En dos la niebla encontrarle extremo al cortinado azul
Abrir los broches en oscuridad. ¿Y cómo después esta
Panorámica que comparte porque los ojos del ángel
Son sus ojos? Que ¿cómo descubrir en pisado pasado

En cerrazón de antiguos pastos cubiletes del infierno?
Que no hay llaves responde sólo broches agotados que
Por eso es pasado que es firme allí la imagen gravitan
Hechos personajes claramente esparcidos se distinguen
Justos de ladrones que ya saliste que estás en libertad.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012

Ilustración:  Dino Valls

27 de mayo de 2012

Assassinio





Espera la primavera agazapa sobre mi tiempo vacuo
Descree temores del ágora ¡Están lejos los bárbaros!
Dice ¿Quién piensa horadar bolsillos con las medidas
De la esperanza? La cabeza esa asesina serial: ella
Provoca muertes diversas mucho antes del suicidio.

El ángel sentencia espera gusanos de la seda brotes
En la enredadera piñones campesinos del viento. Él
Es la esperanza el color azul certezas aún del negro:
El aroma inolvidable. Abre grifos en mi tiempo vacuo
Me entera de eclipse terremotos temblores invisibles

Del miedo. Pero el hombre se sabe hecho de ladrillos
Continentes ¿Acaso desagua fácil acaso es sincero
Gratuito capaz de horadar su bolsillo con las medidas
Del egoísmo? ¡Tanta reserva! Lo engaña la memoria
Confunde sueños con experiencia ¿O quién compró

Catálisis de espejos veinticuatro horas con miradas
Piadosas complacientes? Proclama del ángel hoy día
De eclipse y cáusticas mareas: Tantas formas hay
De matarse como de vivir muriéndose ¿Quién piensa
En vagar por ahí confesando proyectos de suicidio?

Él repliega sobre mi tiempo de asignación pendiente
Yo soy impreciso él compensa con su andadura fértil
No miro yo cuando él mira acaso escribo sin notarlo
Encerrado en angelarios de cristal violeta su reflejo.
Esta mañana ignoro quién vuela: sé que me esperan.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012 

Ilustración: Martín Gil Mariño

26 de mayo de 2012

Calar




Entre un silencio prudente y no ocultarles nada truena
El océano como la bestia hambrienta que es. Él divide
La historia en dos: aunque la que fue detrás opaque
Se lee igual continúa sonando ¿Dónde estará el botón
Para apagarla? ¿Y si ésta de hoy es sólo fiel puntilla?

Un arabesco de lo que redime puesto en valor vigente
Una cornisa sobre la que asentó su acuerdo la quiebra
Astillas de caramelo el último eslabón de soledad olas
Bermellón del atardecer un sueño de rotas clepsidras
El espectro de miradas ajenas silentes sobre el viento.


© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012

Ilustración:Cayetano De Arquer

Deficiencias




Un sábado después el poema es un hisopado de carencia
Angosta material. Algo habrá que hacer: convocar aromas
Sabores del atardecer llevar al verso esta hiperrealidad
Fantástica -sucesivas imágenes de abrazo y despedida-
La poesía todo puede alcanza consume inventa o devuelve.

Por eso le pido en la elástica lengua que ordena versos
Me conceda evadir de siembras estériles no se ocupen
Más de mí las cosas no vuelvan a llevarme al mercado
De paseo ni se queden con parte del dinero: ellas tienen
Particular afición por platerías y distraerme las seduce.

Pero está visto: ahora hacen presa de mis palabras sitian
La agenda gobiernan esta mañana de sábado asumen
Como insuficientes los recuerdos. Si al menos el teléfono
Se expidiese si volviese a arder la hoguera del idioma
El ángel abriera las ventanas devolviéndonos la química.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012

Ilustración: Itzvan Sándorfi

24 de mayo de 2012

Der Schirm






Canta como arroyito ingenuo útil al paraguas la mañana
Medio abrir a ojos de escenas cotidianas al salir al quedar
Contando las cucharadas de yerba los pasos a las siete
Del vecino superior la cerradura del pasillo siete y veinte:
La vida estrecha el curso y canta mansa húmeda silba.

Al salir al quedarse bajo la lluvia entreabriendo ventanas
Dentro: anotaciones de agenda que reiteran cumpleaños
Se mojan confunden mustias ajan su encierro de flores.
Sirve el paraguas a líquidos externos no al alma a tragos
Interiores de ese amor que brota de mañana y sin lógica.

A veces resulta necesario usar un tarro de pintura cruzar
Las espaldas a algún recuerdo con rojo de azul o blanco
Distinguir así lo que resiste aún de lo que opaca. Mantiene
A flote o naufraga los visillos pese al paraguas: el arroyito
Empuja jamás perdona a lo que se queda y evita mojarse.

Cruzo a la plaza el can al extremo de la correa el paraguas
Arriba la lluvia más arriba. O en lo que el marco encierra:
El ángel va y viene lleva y trae dibuja y borra secuestra o
Difunde. Aletea sobre el arroyo y después sacude sus alas
Bendice bautiza envía bajar al celeste. Nos mantiene vivos.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012


Ilustración: Itzvan Sándorfi

23 de mayo de 2012

Assault





… con el amor como agua de mar te has desatado:
mido apenas los ojos más extensos del cielo
y me inclino a tu boca para besar la tierra.
Pablo Neruda –Los versos del capitán-

La renuncia al ángel –a la altura de sus alas- fue peste
Que plantó negros cascarudos en el patio de mi casa:
El dinero se sentó a la mesa el cereal ocupó reservorios
Derritió la miel escurrió bajo las tablas del piso. Todavía
No sospeché vuelos entre pliegues de piel y sueño pero

Una historia de ocupación y contagio cautivaba al ángel
Lo ataba a mis espaldas. Me lo discutían los crepúsculos
Estériles yermos depalabrados. Por eso eduqué sin él
Con un ángel prisionero avancé lecturas el cereal nutrió
Sin alas escribí sin entrañar me revoloteó un murciélago.

Hasta épocas de siembra y regadío en tiempo de asalto:
Me tocó el hombro y al desatarlo por amores fui liberado.
¡Feliz cosecha en plenitud! A su través sin censuras ser
En la escritura caminante desde luces fuegos de interior
A las pampas del vuelo a crestas sangrantes del vivo día.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012

Ilustración: William Bouguereau

22 de mayo de 2012

Amoureux




Un amor me dices: que tienes un amor secreto. No yo
Claro si somos el mismo cuerpo intenciones confundidas
(y en conflicto habitualmente) ¿Quién entonces? Quién
Podrá como nosotros librar espacio al amor esperar cada
Mañana junto al fuego sagrado la llegada del ángel sol.

Como yo lo hago como yo lo espero: ¿Quién podrá amar
Mi ángel más que yo lo amo? Acaso lo cuidará cepillará
Sus alas le dará de beber ambrosía en noches de viernes
Y dejará la ventana abierta para honrar la luna. ¿Acaso
Será uno de esos engreídos que dan pasos de gigantes?

Es tan escaso el espacio que se ha dejado a la felicidad
Del hombre tan pocos confían en su naturaleza de ángel
Que el amor pasó a segundo plano postre de sólo un día
Territorio de poetas de santos y de locos. Amor me dices
Y habrás de saber quien te ame: antes de mí se enamoró.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012


Ilustración:  Vetriano

21 de mayo de 2012

Collares




Más los que traen acollarado un ángel: patéticos son
Fugados del marco como aquellos cantautores latinos
Por quienes chillan las señoras. Los poetas son así:
Se creen atemporales nunca llegan tarde y para todo
Hay chance. Bañados por amor y galería de retratos

Suenan imperiosos como campanadas pero miserables
Subidos a las cosas. Inútiles como canoas del desierto.
Improductivos: sólo consuelan sólo alegran alimentan
El alma y dejan hambriento el cuerpo. Son amantes sí
Enamorados sin límites: de papel de pieles de cabeza.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012

Ilustración: Spitzweg

20 de mayo de 2012

Caravela




La culpa es de internet: hoy sus carabelas encallan
En arenales de las manos ¡Tanta ignorancia persiste
En los pilotos! ¡Tantas incertidumbres los navegan!
La bitácoras explícitas de propósitos de desnudeces
Borracheras entre máscaras hay. Miradas litorales.

Los días se cuentan con sólo un crepúsculo ágiles
Pese al embarazo albos siempre aunque ocupados
Por dioses del sacrificio los que tasan y ponderan.
¡Ah si tuviera la mirada de ángel! ¡Descubriera ya
El triángulo de luz concedido al flotante marinero!

©  Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012

Ilustración: Alejo Fernández

19 de mayo de 2012

Sementi





El ángel posterga la naturaleza sin semillas aquello
Que no destine al múltiplo no vuela y si aterrizando
No muere sus alas permanecen empapadas. La vida
Aquí debajo es sólo espejo o dramaturgia reiteración
De celestial cadena: el aire sin eslabones no aprisiona.

El vuelo tras la rosa libera alas entre estambres o es
Ángel o es mariposa abeja o picaflor el amor fertiliza
Y libera temporales de roces y prodigios. Son semillas
Son estallidos de terrón regatas por ríos interiores
Bramidos del atardecer son aullidos de lobos a la luna.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012

18 de mayo de 2012

Tropft




La gota que cae por años levanta una torre
Alimenta al ocupante: siembra silencio gris
Cales en la piel. El humano divide territorio
Y planta estrategias: él alimenta la guerra
Y sólo muerte y riquezas rápidas administra.

Conflagraciones gobiernan muchedumbres
Las peleas se montan importan. Es del común
Cargar culpas críos destrucción masiva armas
Como peines cepillos o tarros de colonia. Odios
Y sed gotean al mundo y sus congresos. Llueve:

Al cabo del siglo continúan dividiéndose tierras
Pieles alimentos dioses último modelo salvan.
También el ángel gotea ruge sus amazonas
Canta en arroyos asoma en picos o en morros
En himnos del humanista: él va oculto en frondas.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012

Ilustración: Fido

17 de mayo de 2012

Oiseaux


Si deja atrás el nido precipita la pasión la carne
Funámbula desvestida aterirá y goteará el amor
Al cruzar el río. De otro color serán las aguas: el
Humor enfermo empujará sus nubarrones adioses
Ácidos ahorcarán collares de agonía. Eso si deja

Atrás el nido. No si lo lleva si permite hoy al viento
Arrasar su transpiración alienta una sorda invasión
De recuerdos de imágenes filigranas de sus huellas.
Los caramelos ácidos endulzarán besos primerizos
Perderán celofanes alas serán: después sólo pájaros.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012

Ilustración: Mariela Dimitrova

16 de mayo de 2012

Release





Después del cuarto día con lluvias –seca la pupila
Húmedas palabras- sin que variasen condiciones
De existencia comprende que se hundirá si sigue
Orlando a saltos marejadas de desmesura evitando
Perder el equilibrio salpicándolo fieras y borrasca.

Al sentarse dialoga con su entusiasmo le pregunta
Si por las manos por diván o el rayo por la hipnosis
¿Cómo llegará la ayuda dónde cuándo caerá algún
Paracaidista con previsión relecturas y sabiduría?
Aún lejos la contrarrevolución ruge en las turbinas.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012

Ilustración: Gonzalves

15 de mayo de 2012

Imágenes




Mi ángel es una metáfora sin voluntad sexo independientes
Ni otra voz identidad o huella que la propia. No vive en yeso
O mármol sino en sintonía temperatura es mi mejor tajada
Un alter ego de vuelo pero no copiloto sino ala timón y ruta:
Vive sometido a mis dietas delirios secuestros crisis y enojos.

Con él andamos haciendo cáscara y meollo pero están viejos
Mis pies como casi todo el resto -claman por pulido-. Sólo ellas
Sus alas vienen flamantes sin uso por eso es gratis tan liviano
Volar donarle destinos al ángel: mezcla de adolescente niño
Con fauno derrotado por amores. Si yo voy su imagen vuelve.

Sólo hay que prevenir de aguiluchos van a zancazos en banda
Y despoblados: demonios cuasi urbanos devoradores de paloma
No distinguen plumas. Allí vamos a salvar imágenes en peligro
Subirlas como a borrachos o envenenados o depresivos ciegas
A tanta belleza a estos ramos de hojas pardas caídas del cielo.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012

14 de mayo de 2012

Due (di fronte)




¿Acaso soy algo más que una pluma
sobre las olas?  Yorgos Seferis

Volver al mar como a palabra conciencia del pie
Descalzo. Pronunciar el mar probando huellas
Abandonos de la arena o despertares del sueño:
Va y viene abre y cierra muerde y lame estalla
De plata sus cristales de espuma. Roe agujerea

Tu corazón de playa. Alas contra creciente estela
De anclas y partidas las palabras no vuelven él
Anuncia el yodo y regresa siempre monta amor
Sobre las olas dora amor arde su ángel. Plumas
Que copian mi ondulaje y exclaman dos palabras.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012 

Ilustración: Sorolla
 

10 de mayo de 2012

Resurreciao





Sé ahora que nací para presenciar tu sueño ver
Cómo duermes en tu crisálida cuando aún humea
Amanecer en esta habitación violeta. Sobresaltos
Despertadores sacudidas no hay en un pacífico
Angelario: sólo esta mirada capaz de resucitarte.

Cada mañana a cada tironeo de mi corazón rumor
De alas se levanta como si parpadearas si la brisa
Naciera de tu anticiclón de azúcar. Imán del vuelo.
Reflejo del cáliz ¿Con mi alma sueñas? Recuerda
Apuntarme al despertar desplegar en mí tus alas.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012

Ilustración: Alí Alí

Effekt




Si arranca su mañana mirando fijo el reloj será porque
Ya es del tiempo porque abre el libro porque hace girar
Bisagras de su influencia a rastras: el poema asciende
Al sol y desparrama su agenda. Hay quehaceres también
Palabras pendientes hay respetables lectores y lecturas.

De arriba abajo de abajo arriba tras tanto entrar o salir
Del angelorio olvida ¿habrá quedado abierta o cerrada
La ventana del consciente? ¿Si suena Brahms o suena
Ravel cuál le salpicará más: dónde arder abrevar beber?
Si ya maduró el mate es porque late y respira la original

Palabra de homenaje sabio efecto de revisar pluma por
Pluma filmes del recuerdo o la esperanza. ¿Qué otras
cosas podrán bastar al sentimiento? Memoria proyecto
¿O una caminata nocturna por párpados ardor de cálices
Desbordados? El amor dispara imágenes en continuado

Las pantallas chorrean hasta pausar melodías: si abre
El agua caliente es que comprobó exudaciones lustre
De caricias en la piel. Ya nunca –dice- suspenderá otra
Vez efectos del fracaso si brotan podará. Más: arrasará
Hasta las raíces para alimentar la hoguera. Si concluye

La ducha ya la toalla lo envuelve si un ángel lo sorprende
En franca sacudida es porque todo está dispuesto abre
La boca la mano la puerta de alambre de su angelorio
Con limpia fresca facilidad. No hay mejor antídoto –dice-
Que el agua por la flor de regadera: ella limpia el vuelo.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012


Ilustración: Pirandello

Party




Culto al cuerpo barro y ritmo. Pies manos piel
Y hueso: ya circulan por alas sol y ambrosía.
Si empina el codo su corazón salta con besos
¡Es brindis para desvestir de blanco intimidad!
Festejo del cuerpo sólo el alma está invitada.

En este angelarre de la cabeza están de fiesta
El diente hundido en vocación de ardor la copa
En alto el sacerdocio. Abrazos como palabras
Acuerdan lenguaje propio y el álbum de fotos
Se olvida y funde en secreta confesión de amor.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel, 2012

Ilustración: Ushakov