CONTENIDO DEL BLOG


31 de enero de 2015

reojo

          

sólo liba la mirada en pos
de hallazgos
         escarda edén en los jardines
depura el talud de la memoria

y cosecha certeza
se alimenta de carnes y palabras.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración:  Meats Meier

temporal


acaso también el mar viste un cuerpo
reclama con mi voz
                   como yo se revuelve furioso
entre sábanas que huelen

ambos sabemos y probamos

no hay mayor dolor que ver la costa
en bajante/ no alcanzarla
y en conato de amor
el sexo nos explote en la memoria.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración: Osho Tantra (c)

30 de enero de 2015

empañados



me respaldo en la memoria
cuando atravieso el cristal
tan de mañana/ él siempre húmedo
su azogado rostro me refleja

la mirada va más allá/ imagina
y reconoce
aunque nada es como se vería

si diáfano el espejo
el cristal sobrepuesto a la vista
quizás me mira/ si lo miro

por eso esta mañana es diferente
cambian azogue/ grados de transparencia
el juego de reflejos
en múltiples ángulos las imágenes
son mutantes poses de infinito

pero tampoco transparente
el otro lado/ la memoria/ si me mira
siempre húmeda al reflejo
imagine quizás
y sólo llegado el mediodía reconozca.

© Carlos Enrique Cartolano.  Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: No una buena idea (c)

28 de enero de 2015

oceánica


sabe amargo la sombra
tanta sal ocupa la memoria y mísera
parece la playa en pleamares

lógicas del encuentro ola tras ola
tu delirio acuerda marinas/ naciones
de triunfo en la derrota

quiero hollar esas marcas
en mi piel
que se acabe el decurso:
sin límites
ni máscaras de arena ni relojes.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Erika Kuhn



calcos


no es poema de memoria/ es memoria del poema
imprescindibles agua y aire
pan y fuga
océano razón/ cielo en profundo

cuando la memoria del poema
es tu presencia viva.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014 


Ilustración: Sarah Bernhardt ("Cleopatra")

26 de enero de 2015

devoción



y después se mezclan los colores
la mirada es paleta de horizonte inescrutable
tanto supo mi mano
tanto sangró la palabra
tanto devolvió tu temblor al jilguero

que cuando la bandada parte/ trepa vapores
del verde sobre verdes semitonos
la verdad se despoja siete velos
y tu piel lleva color de tarde ciega

soy continente de mi noche al devorarte.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración:  Flickr (c)

25 de enero de 2015

rescate


parida por el sueño sonrisa de mañana
blanco en triunfo/ retoña el resplandor
del último crepúsculo
cuando billie holiday ocupa la nave/ devuelve
del naufragio

hay otro cielo en el infierno
y en él pendientes con gasas de billie son
astro/ propia luz incandescencia:
memoria musical flota en retorno.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración: Billie Holiday

24 de enero de 2015

despegue



la despedida es un refugio/ tiene de puerta
su punto muerto ese balcón/ su desde el borde
la avenida donde cruzan delirios con concientes
que demuda  
desabraza
desmonta hijos de los hombros
y otra vez fogonea memorias
con azul

vuelvo a despedirme/ por apadrinar esperas
por encontrarle costura a tu paciencia
con esta pasión que alza flamas
y azuliza

es la crisis del pequeño dios
o acaso se eligen últimas
palabras/ se reconoce un vértigo de abrazo
el gozne del final

existe una certeza pregunto/ quiero saber si campea
en nosotros el tiempo consumido
al volver cada uno sin el otro/ se dividen crees
las hogueras

pregunta mi memoria
fatal y sin fin/ la existencia
es un azul de pajarera al iniciar el vuelo. 

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014 

Ilustración: El principito


inimagen



… la memoria murmura…
Michel Houellebecq

porque los muros recuerdan
entre ladrillos y argamasa el cuerpo
es la catedral única en medio de silentes
desapariciones

porque susurran las ciudades
de gris musculatura la memoria
envuelta aún
por crisálidas de mitos y druidas

qué me queda sino volver
a comprobar lo imposible cuando estás
de un mismo lado

y la mañana no es zozobra sino bruma:
el mismo lecho.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014 

Ilustración: Mirarte Galería (c)

23 de enero de 2015

anteojos





miércoles siete cuarenta y el transporte
que rutea

de qué lado del cristal pone huevos
la realidad pregunto

dónde muerde color su derrame
la secuencia de negro a luz de rojo a rosa
de palabras a memoria

arribo de mañana y el rubor
la tierna jabalina de tus ojos me visitan
visten luz

después por donde la noche escurre
su magia
y rinde armas el misterio
la terminal me ocupa

sustantiva
verbal presencia que todo reconoce.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Equinoxio (c)

22 de enero de 2015

flores




el mar arroja/ pone en manos del viento
su promesa

la memoria cierne
y pétalo por pétalo arma la flor de cada día

junto al patrón de la mirada
camino a tu lado/ suena la pavana de faure
el amor procesiona
la flor de cada uno late pulsos compartidos

son marejadas de un sueño solo.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración:  Cantábrico 2007 (c)

20 de enero de 2015

corpus mutans


… Tu cuerpo es la memoria de mis huesos
Octavio Paz


porque la calle que te trae
es andamio de mi vida/ y la corriente
que te lleva hemorragia
de los sueños/ por eso voy en puntas

de pie erguido cuanto más
por alzarte en catedral/ y no te escapes
fluido/ polvo/ simiente de alma en celo
dulce memoria mía

muta según vengas/ o me mires
este cuerpo donde respiro y amo
la voz que materializó el espíritu
es el tuyo
aunque lleve estas manos y mi sexo.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Transgenia (c)

19 de enero de 2015

memo


podré verte cuando te acerques
nuestro idioma es transporte repentino
la palabra sonar
de las profundidades

podré verte más aquí de la memoria
la existencia consiste en equidistar el corazón.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración: Gabor Nagy

sudor




un océano doméstico ese que cabe
en ademán de trapeador
el mar que en pátina separa de otro mar

todo torna difuso este cristal en exudación
cuando el día no alcanza su memoria
y la vista ensaya

acaso como supuso kusama también yo
sea una gota la pizca interpuesta
al horizonte/ pregunta sinfín por cuanto muta.

cuando seque este océano interior
intentaré responder/ reconocerme
y quizás entonces vaya a mi lado tu mirada.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración: Yayoi Kusama

18 de enero de 2015

ojos vueltos atrás


…si juntos olvidamos para siempre,
como debieran ser todos los olvidos…
Valeria Pariso

o no olvidar
el último sueño al menos
ése que dibujó un patio en la memoria

donde hay techo estén las parras aún
cruzando flacas un celeste
sucio del invierno
         y mis hijos correteen sembrando
este licor que los recuerda

en fin recorro con los cinco
una galería de espejos

sólo mi memoria garantiza
la sucesión de las horas y los años.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014.

Ilustración:  Arte con espejos



17 de enero de 2015

desoídos


ulises atado al mástil de su memoria
por repetirla/ no acude al llamado aunque sí
deleite sus oídos el canto de sirenas

                   no es demasiado pedir pregunto
tras ítaca salir indemne del arrecife/ probar
tan sólo los sabores del amor apasionado
sin mover de la cubierta/ sin soltar la rienda
a sus hombres que ya olvidaron
a hijas y mujeres

por qué no lo horrorizan las harpías
les ve sólo cualidades femeninas y desatiende
la rapiña de sus garras/ la fronda de sus alas

ya de cuatro ondean flamas 
otras tres contienen furias y ataron
antes sus cabellos/ las siete provocan
la libertad ingenua de los obedientes

ellos se han cubierto los oídos envolvieron
en paños las cabezas/ por desoír llamados
                            aunque ardan en imágenes
que propone la memoria

en uno la harpía atisba la conciencia

pregunto qué universo sostienen el egeo
y el pincel de waterhouse
en esta nave con trece hombres/ los doce
que no pueden sentir pero en libertad desean
y quien manda cautivado que desoye
al vino y a la carne.

habré sometido como ulises mi energía
al inventario de recuerdos amorosos
o iré sordo/ integrante de una tripulación
que obedece temerosa a la memoria ajena.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración: Waterhouse

púrpuras


maravilla si naturaleza apaña
en mí sus vuelos
nadie alcanza la belleza
sin pátinas del tiempo/ templanzas de job
o arritmias del océano. la existencia descama
y no hay por qué explicar las nieblas

asumo un ajedrez amurallado
en la memoria
lo letal cada dos pasos/ porque nada ameriza
sin transcurrir los ojos del barquero

hoy comprendo
también tus pequeñas muertes tiñen
con púrpuras mi boca.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Vaso griego

12 de enero de 2015

pasajeros


la bandada devuelta al atardecer
el crisantemo que siembra el piso
mi ser alas/   y contemplar tu vuelo

la condición de palma
                   esa siempre nutre
diamantes en la mirada
y sueños arracimados sobre la mesa

los parrales de mis manos
tu seda de emplumar pichones
                   una melodía lejana
doce horas: la esfera y el ciclo

un rectángulo breve en mi cielo

acaso nidos terrestres
que siembra la memoria/ quizás círculos
visitas periódicas y pajarareos
                   única luz: un alcohol
para sobrevivientes

te recuerdo al volver
la mitad de mi vida es tu memoria
el resto sucederá cuando llegues.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración:  Medioambiente (c)



bastión



el cielo grita a veces como un solo pájaro…
Dolores Etchecopar

si no fuera por la memoria
la espuma y sus arrullos de paloma
me condenaría el invierno

porque mis mañanas escriben
para lectores de verano
                            orondos del dispendio
con grandes voces y bocas coloradas

y yo me debato entre flamas y tricotas.

son los riesgos de existir
con este bastión del cielo
mi abertura
         que es cierto a veces
grita en pájaro azulino

su pálido horizonte de espumas y memoria.

(c) Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración:  Wilfredo Carrizales ©

destiempos


si sopla viento del mar qué velas
baten/ pregunto si esas que nos llevan
abrazados o las otras
del recuerdo estival

en uno u otro caso serán ternura/ tibieza
cuanto agreguen a gelinitas* del odio
y la espuma  

quizás el pasado detrás del viento sepa
tenga cálculos hechos/ riegue calendarios
tienda relojes y conozca de crepúsculos
más que yo

sería lo más lógico.

·          Como en mi primer libro prefiero gelinita(s) antes que esa escasamente castellana “gelignita(s)” del diccionario.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración:  Carlos Gallardo

cara oculta


también es inventario el sueño
habrá qué descubrir en mis protagónicos
de ojos cerrados y será enseguida

porque su materia así como fluye opaca

faunas y floras convivientes en mis noches
íntimas a la vez sociales ocupan
una memoria frágil casi ajena

cómo recordar si no me reconozco

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Caminos laberintos y rincones (c)

oídos



la voz del mar su bramido regular recuerda
cada palabra tuya
cuanto esperé lo que mis manos cargan
la visión del próximo
esta memoria

insisto en que viajes sin embargo
estás ahora presente en mis sentidos
                                      y en el sueño.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración: Tatikescribe (c)

el límite



piedra angular recurso
de tender abrazos
brillarle lomos de cetáceo
                            a cuanto resta

amanece
es grano sobre grano suyo el médano
testigo de aquel otro espejo
presente en la memoria

su frontera consiste en nóminas
listas rostros de lo inocultable
marea de palabras en la playa
esta visión del factor aún presente.

©  Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración:  Balthus


11 de enero de 2015

horizonte



días donde quepan preguntas
así andar interrogándome la carne
acaso de pie
rodado/ caído en nieves auténticas
o de memoria

que la espumadera sirva
sin rastros/ la vista distinga burros
de jinetes dibujados
el punto que titile efectivamente sea
de luz potente

que si el casco bate sea este amor
/su giro de aspas
por sobre el inventario

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Tusitala blog (c)


10 de enero de 2015

plateado



monturas del verso pendiente
de la tanza
pesca la furia del océano
y el hombre al otro lado del hilo
es cantera del asombro
                            pasa el tiempo

brilla su plata pejerrey en la memoria

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014 


Ilustración: Fonfishing (c)

9 de enero de 2015

lejanía




alarga vistas acaso la mirada
cuando penetra sin cristales
a favor                            cuando perfora
ese pobre tiempo porque
en cuanto sucede hay despojos

la condición del vista larga
revelados del prismático invertido
hacia adentro          buscándole tamaño
mensura a mis volúmenes
sin otro remedio ya para el olvido

mientras tu voz regresa
en un concierto de fuentes hay cristal
fatuos cajones abren-cierran


y el idioma hace carrera entre los dedos.

(c) Carlos Enrique Cartolano. Calcos -memorias de interior-, 2014

Ilustración: Armienne


8 de enero de 2015

séptimo





estoy en altamar navego
tu marea
se puebla con crines blancas
del sudeste y vendavales   

son crepusculares mis gaviotas

algo más que tu voz o tus retratos
se asoma a la ventana
el viento gusta y huele
                   de memoria
cuando tiemblan los cristales.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014 

Ilustración:  Adriana Villagra

7 de enero de 2015

por partes


la mitad es otra cosa/ será por eso
que a medio tragar
la luz no alcanza y el crepúsculo
me sume en aire insuficiente

los sentidos me igualan con la bestia
que arranca su vida
con cada parpadeo/ ella desconoce
tanto como yo dónde prosigue

el tiempo resuelto en esta gota:
su instinto al igual que mi memoria
funde paletas/ vuelve eterno el mediodía.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-

Ilustración: Wallsave (c)

6 de enero de 2015

abertura al este



cuando varía el marco la figura traza horizontes
debutante la piel encrespa
es linde la mirada y una palabra desliza
                                               por todo el largo
de mi ventana nueva

recién fue un barco petrolero/ al atardecer
hay gaviotas que pintan blanco de nube
                           
sólo es ajeno este silencio
el resto calca sombras compartimenta la memoria.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración:  xoo ang choi