CONTENIDO DEL BLOG


31 de octubre de 2012

La ráfaga




¿Es mía esta muerte inesperada,
esta muerte no vivida,
esta muerte sin mi muerte?
Carlos Alberto Débole –La garza y el cazador-

Murmullo en los pasillos: la poesía es como ir de pie
Estar vivo y escuchar además a vecinos debatiendo
De alguna muerte por partes o del precio que alcance
La cereza en estas fiestas ¿Es que se incluyen voces
Entre lenguas se aluda o no al poema y su mirada?

El viaje es uno vamos en un mismo bote turnamos
Los remos persianas con abrir-cerrar despertadores
Vitrinas en preparación inventario patrocinios de la luna.
Alguna palabra se nos ocurre nueva. También la muerte
Con nombre es colectiva: ráfaga lágrimas y comentario.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012

Ilustración: Corot

30 de octubre de 2012

Identidad




El mismo rostro idéntica huella: translúcidos quien escribe
Y el que monta su acto vivo sobre el texto. Antes durante o
Después sucede la imagen o presagia el poeta ahora el tiempo
Gotea sus reclamos al océano y éste dispone ordena materiales
Del polvo con sueños que rolan echados de panza en la arena.

Las palabras tienen el movimiento del mar también los huesos
Dijo el médico poeta en albores de una guerra. Mi generación
Abjura de profetas y auspicios se sienta a esperar esa palabra
Invasora que lo golpea desde ella arden los fuegos de artificio
Pero explota a media altura con peligro de heridas y de muerte.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012

Ilustración: Uki Yoe

Yeso




En antípodas de la broncemia

No hay comentarios -precios del aire- aquí languidecen
Las mayúsculas y alguna ilustración destiñe: gravámenes
Gabelas de la incertidumbre que los versos se mezan
Aquí despedidos de ortodoxias obligando zaheridas es color
Del mundo ese sillón de cuero condenado al ministerio.

Me han crecido barbas fronda yuyo y no hay máquina aquí
Que los corten: quizás sea tarde es cierto para negar
El poder de la clorofila la reproducción por esquejes verdeos
De la palabra encuadernaciones de aire esta clase de vuelos
Que bajan al yeso sin pretensiones del metal y sin vaciados.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012

Ilustración: Tomado de la red sin identificación de autor
 

29 de octubre de 2012

Rocamadour




… esa sospechosa carencia
de excepciones
Julio Cortázar – Rayuela, 28-

Con mar calmo rompientes de arroz con leche
Blanca mar espuma no espejo de vaguedad onda
No ciudad sumergido sentimiento atravesado
Luna en demora o perdiendo la carrera. No hay
Excepciones: nada que no suceda en lo habitual.

Sólo sonrisas de ocasión la gratuidad que encona
Amargura de café y a bajar persianas del balcón
Todavía el mar asoma al este blanco ensopa calmo
Hace rato ya sin emitir sonido en él flota dormido
Rocamadour: nuestro niño enfermo que va muerto.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012  

Ilustración: Raúl Lara Torrez


27 de octubre de 2012

El visitante





Hoy el hoyo diferente cuyo nombre ignoraría si no fuera
Porque supe llamar al de ayer ¿Quién podrá suponer
Al menos colores muros compases del que vendrá? No hay
Naturalezas tras rótulos del sensible ya nada se resuelve
Alegando lunes o cargando en el domingo nuestra libertad.

El vigor no tiene nombre a unos ojos amados los llamamos
Futuro porque su mirada sugiere eternidad inapagado fuego
Al poema pendiente lo definimos como crepúsculo o nonato
Y sólo lo llamamos cuando se presenta despojado de vestidos
De capuchas: el visitante la última palabra un sonido late.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012 

Ilustración:  Joseph Lorusso

El llamado





Chisporroteo en arroyos interiores remanso en recodos
Ruedan cantos esquejes a flote la melodía acuática suena
En alto armonio pétreos sueños cuando los sauces remojan
Sus cabelleras y camino descalzo por márgenes del ocre
Cuando la nube azul te deposita en mitad del medio

Amanecida de tu mirada al sol despalabrados ojos míos
Después de cerrazón ausencia y agotado un abecedario
Entero. Entonces es tu voz del lado oscuro del espejo firme
La corriente la miríada de gotas flama ardores en la piel
Brota la mirada descompuesta en pétalos aroma y nombre. 

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012 

Ilustración: Ana Teresa Lizarraga Méndez

26 de octubre de 2012

Cinco




Echando una sonda
en tu mirada

No requiere aliento contar hasta cinco muy pronto
Es final de cuenta aunque en cada número qué denso
El recuerdo cómo se suceden en su trono las imágenes
Del agua del aire de la tierra. Ellas se quedan a vivir
Y pueblan el nido de palabras y gorjeos ¿Para qué

Contar entonces? No quiero agonías competir con tiempo
Y espejos sumar menos dedos al despertar agotar rápido
Cada día porque sean menos los sumandos. Con el cinco
Es diferente es un número que falta –repetiste- él cifra
Encuentros sin piel sin sondeos del dulce precipicio.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros

Ilustración: Keita Marimoto

25 de octubre de 2012

Doce




…La aridez cómplice
de las edades olvidadas…
André Cruchaga –Desierto Revelado-

Cercado por la víspera su almena se extiende bajo
Un acodado de garganta que ocupan los chubascos.
El tiempo este saco de arena asesina los placeres
Avanza su carromato de visiones previas reseca
La lengua clausura aberturas al amanecer sólo valen

Vacuidades del recuerdo: por él un astro vaga poroso
Cegando encadenándome. Doce días en el desierto:
Con una sed que ahorca resta al aéreo suma lastre.
Doce días con plomo de angustias verticales son doce
En torno gris del médano y la sed que cobra espacios.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012  

Ilustración: Salvador Dalí

24 de octubre de 2012

Mano derecha





Lizt sigue siendo piano de ambiente. Aunque lejos
Corre aún por mis humores. Y como si no hubiera
Otra alcanzara con cinco dedos para un trino hueco
Saltara de rama en rama su pájaro azulado: ella
La mano derecha pluma caudal ancla timón corre

A la punta de la cuerda. En la torre del campanario
Lizt y aquí debajo el viernes estirando la derecha
Con su hombre sólo un susurro una pluma del ala
Bandera aunque no alcance el vuelo. Ese fiel badajo
La derecha fluye amor que suena en campanilla.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012  

Ilustración: Vito Campanella

23 de octubre de 2012

Vuelo Nocturno




Mi amor de noche crece: tensa cuerdas trepan palabras
Sus escalones para gigantes allí desovan tus aleteos
Tu coleóptero silente. Mimetizada bajas con mis versos
Con polvo de alas y polen de jacintos del aire vienes
Pagaste refugio entre mis dientes soy señor de tus rebaños.

Desvestido del mundo te alcanzo en un poema: surto
En invisible presencia me guía tu aroma y una campanilla
Que azulea melodías. Después al espesar las sombras
Si extiendo los brazos al tacto te alcanzo: no prendo luces
¡No! Fugarías en pompas del adverbio a fatal inexistencia.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012

Ilustración: Roberto Duarte

22 de octubre de 2012

Azul




La palabra de color

Aguas que dejan llevarse adheridas mojando superficies
De la mañana como nacidas nuevas para este mismo sol
Y la piel llega ahíta envuelve sueño para dos ¿Acaso uno:
El mismo espejo de imantados ojos el de palabra distante?
Por aquí corre el arroyo un llanto con alas: de coleópteros

Su verso azul. Aguas que no evaporan humedades almácigos
Del lecho velamen silencioso en la bahía tu cielo la congoja
Común la carne que levanta y anda: la física su rojez de altura
Sonidos del amor contuso. Mis pies tus pies sobre la arena
El látigo a distancia su melodía encadena mañana-hoy: no pasa.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012

Ilustración: Roberto Duarte
 

Voces




Hacen lo suyo salen de conquista apresan el brillo
En nuestro plato recortan el paisaje con donceles
De nuevas miradas cada día. Ramoneando la vida
Picotean muerden a destajo afrontan competencia
No es fácil vencerlas ganan siempre dan batalla.

En boca de un hombre se sustantivan se precisan
Definen se apropian clasifican suman en legiones
Hormiguean ciencia las colonias. Pero sólo ellas
Consiguen sugerir fundan academias de la lengua
Flotan diccionarios vienen con poesía al abordaje.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012

Ilustración: Turner

20 de octubre de 2012

Diagnóstico




¿Quién arde primero?
¿El condenado o quien condena?

Sacudones de la mañana el gotero tapado no basta con abrir
Ventanas cuando el vuelo naufraga desde temprano: el sol arde
En la cera como agua en pico de pava o raíces bajo pentagrama
De azada como sangre verde en las nervaduras y como estas
Mismas palabras atoradas en mi boca que besa almohadones.

Mejor no salir. Hay una muñeca en el umbral su saco de estopa
Devora imágenes con el afrecho: lleva los ojos fijos desvaído
El color las manos son navajas ella es un sustantivo liso mustio
Sin poros. Monigote de sonrisa fósil soy mi lanza rota del alma:
Octubre milagrero en descampado pero aquí sólo entrega silencio.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012  

Ilustración: Mónica Fernández

Cursor




Revela la física cuántica
un mundo de probabilidades en el que las reglas
de ¨comportamiento¨ de una partícula
trascienden las pautas de la realidad observable…
De alguna revista de ciencias

No es vuelo nupcial ni siquiera de cortejo la danza
A media altura zapateo de alas embrumando el aire
De la mosca a los ojos cuando avanza octubre polen
Insectos y miradas nos visitan pendientes de los hilos
Invisibles. La patria no es de mieles hoy tampoco

De vinos perfumes del tiempo sino es de enjambres:
Ratones alados lauchas de verde filo estas moscas
Que golpean a la puerta dispuestas al asalto cuando
Te pertenecen mi mano y un códice que cubre la pantalla
Cuando el ámbar titilante vuelve a cursar tu búsqueda.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012

Ilustración: Marc Chagall

19 de octubre de 2012

Atrapasueños




Porque uno nunca sabe cuánto del consumido flota en este día
Cuántas noches sobreviven ni cuántos pliegues carga el entrecejo
Del sol. Por eso tendemos la telaraña: una múltiple pregunta
Un posible inventario después no alcanzan el tiempo las plumas
Para abrazar la maravilla. Por eso y por si no soñamos otra vez

Aquí sobre el ángulo de la habitación donde respiremos juntos
Colgamos el atrapasueños una trampa para retener vapores
Olvidadizos anarco independientes damas visitadoras con tules
Visten sedas del bosque. Pero sin amarnos si un mismo atardecer
No pinta de rojo los cuerpos nos quemará la noche sin dejar humo.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012

Ilustración: Andrea Lafourcade

17 de octubre de 2012

Mares interiores





Sobre la planchada quizás resbalando se sabe qué a quién
Esperan con la historia enroscada al cuello. El descubrimiento
De mi generación es éste: que todo está por descubrirse
Ergo nada más por inventar queda en este horizonte y tampoco
En el cenit del otro lado. Orígenes surcos postre: todo está

A simple vista para quien quiera tocarlo nada quema ni muerde
Sólo hay sorpresa crítica abrojos. Lo mejor que podemos hacer
Es presentarnos con nuestra cara de siempre ¡Nada de caretas
Nada de cosméticos! Ya nos conocen y el amor reina aún la fe
Vuelca océanos las montañas esperan un sol que no falla jamás.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012 

Ilustración: Ileana Ferrer

16 de octubre de 2012

¡Alturas no!





Me dijiste anoche que trepé alto como una secuoya
Roja en verdad me asusta acercarme a las nubes sin
Abrazarte y sin tu aliento. Más bien soy grueso como ella
Y no tan espigado: no van conmigo coníferas ni estaturas
Del norte mis ancestros vinieron buscando proteínas.

Me extraña en domingo un poema arbóreo de alturas
O bajíos aunque recuerde ahora aquel canasto que guarda
Señales del jacarandá. Son cascarones que alguna vez
Cargaron semillas y esos sí se acercan a mi exilio rico
En descendencia colmado de nidos con planos aprobados.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012

Ilustración: Ernesto Bertani

15 de octubre de 2012

Estoy de vuelta





Olvido los certámenes hay peldaños que se borran
Ya casi no transpiro me emociono más seguido sobretodo
En parques con especies vegetales remotas ahora hay
Olores que dibujan mis historias compartidas y algún sabor
Que ya no repetirá la boca ¡Y el amor! ¡Ha vuelto! Él avanza

Sobre habitaciones vacías de caricia páramos que respiran
Las comparaciones aunque en realidad no hay copias no:
Éste alza su bandera con prueba de colores se cree roble
Se siente cabrío y macho exhuma sábanas que debo estirar.
Ofrezco mi vida al encuentro al sueño la mirada al artificio.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012

Ilustración: Jack Vettriano

Poemas




…La poesía /
vuelve como la aurora y el ocaso.
Jorge Luis Borges –Arte Poética-

Un primer poema como aterrizaje forzoso en la mañana
Entonces el tablero habrá sembrado sus piezas pero nadie
Aún habrá movido. El que sigue tendrá filo podrá lacerar
Difícilmente bese sonará a fierro beatniks aún a bergman
De él hará culto la herida por cicatrizar y las generaciones

Nuevas le disputarán espacio. Pero la poesía les advierto
Llegará con el tercer poema subidas en él pedrerías luces
Propias palabras que nadie dijo matrimonios del idioma
Nunca imaginados conquistas allende los sentidos trinares
De ángeles palpables el opus recreado y amor al rojo vivo.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012

Ilustración: Jia Lu

14 de octubre de 2012

Plumas y susurros




Evoco el mordisco de inexistencia
y de imperceptibles cohabitaciones…
Antonin Artaud –La taba tóxica-

Si se dobla el tallo la voz enronquece al soltar pétalos
Las palabras esfuminan pavos reales. Cuando mil plumas
Humedecen el alma con piélagos crespos hay susurros
A la luna: un plato colmado de manos brilla acercándose.
Dudas y temor logran separar con desbordes amarillos.

Esas uñas del viento zumbadoras por túneles de bóveda
Los colores de un exilio que no se basta con el río. La sed
Gorjeadora de timbres campanas y relojes llaves horrores
Del tiempo que ciñe con doble alambre y clavos de techo.
Al tornasol de plumas verdes y susurrantes picos de ave.

© Carlos Enrique Cartolano

Ilustración: Diego de Souza


13 de octubre de 2012

Melancolía






Otros ponchos he tenido…
Alfredo Zitarrosa

Llueve ahora es día y hora de lengua ladina reflejos
Del agua en vertical traducen el punto de confluencia
Nuestras miradas el sueño común el único poncho
No necesita estirarse para envolver: ¿Estás? ¿Vendrás?
Mis manos vacías languidecen al copiar cien otoños.

Otros mediodías otras lluvias el hollín de otros ojos
Derribaron istmos antaño esposaron mares derramaron
El azul como es íntima la sangre pero fluyeron por cribas
De bolso árido. Otros ponchos me enlanaron sí ¿Estás?
¿Vendrás? Mi lengua es ladina: contéstame al través.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012

Ilustración:  Hermel Orozco

Lecturas




…Susurré; el recuerdo duele dondequiera
[que uno lo toque…
Yorgos Seferis –Y el mar ya no existe-

Siempre queda algo que crepita lo que espesa el sol
Lejos de ablandarse alcanza la piedra se vuelve denso
Reclama espacio justicia por brumas de ayer despierta
Con uno nos dejó dormir a duras penas: volteándonos
Abriéndonos los ojos a horas en que el sueño pacta.

Sabe a nosotros mismos muerde lo que mordemos ve
Con este estilo personal que no deja dudas: diferente
A la visión masiva implacable exigente del orden candor
El equilibrio dicen es mirada de infeliz de solitario. Ésa
Que implora lectura y sólo logra compasión de pares.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012

Ilustración: Safet Zec



12 de octubre de 2012

Playas




A veces no hay cuerdas ni brida suficiente mango
Con que subir el burro cuesta arriba. Pueden ser
Bravas las mareas la ventisca pega de atrás temprano
Se oculta el sol. A veces se agotan las reservas: éste
Es un país de entrañas vueltas afuera todo concluye

En un mapa. Traigo también el mar en los ojos traigo
Tus ojos en crestas de mi océano un sinfín poema:
A veces sólo sumo sin leerme. Te toca encontrarme.
Entra ahora por playas que corren entre versos aquí
Verde el agua habla con besos surte la punta del ovillo.

© Carlos Enrique Cartolano. De Plumas y susurros, 2012

Ilustración: Kroyer