CONTENIDO DEL BLOG


30 de noviembre de 2015

protesta


sé que no estás aunque te vea huela con tu nombre
huelgues en umbrías mis llamadores gusten como
aquellas noches del nudo y lo primario/ no está
tu sonrisa en las fotografías tu corriente en fragilidad
de perchas/no
                   ni  aunque vista el deseo con la prenda
esa con razones de hacedor por cubrir luces de tu
amanecer/ sé que no estás entre versos
veneros de tu letra aunque sienta tu mano tatuarme
cascarones de la espera y tu aliento me recorra el río
esencial                  los libros/ el teclado.
sé con esta conciencia mía inconforme llevo la protesta
en los huesos entre dientes/ ondea con sudestes
de mi pelo.


© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015

Ilustración: Guayasamin

29 de noviembre de 2015

génesis


es hora de riego sequía del mundo hora
del agua/ sedes profundas brote del tiempo
es húmedo saciedad y bebida/ riego mis plantas
agua en palabras brote en terreno
salud
del poema

riego con versos/ es agua el idioma mañana
en mañana está el tiempo su planta
mi engarce
de sueños/ humedezco palabras ahora crece
el poema/ con agua anchuras de arroyo
riego este mundo y una palabra surca mi vuelo.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015

Ilustración: Taringa Net (c)

28 de noviembre de 2015

unidad


me visto sin derroche el personaje ya está
al balcón/ mi cortina transparenta el día
arranca el tiempo acaso habré dormido paralelo
a lo inerme del poema

pero al salir lo reconozco: esa sonrisa
se reitera verso a verso sus párpados cesuras
trae en andas el bosque del idioma

entonces no dormí ni el poema languidece
en sueños                                  tal la agenda
tras los ojos en el hueso la palabra canta
y hay sólo un poema es un solo tiempo.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015

Ilustración: Brujita Guti (c)

27 de noviembre de 2015

vela


no fue en temporada/ el viento sembró estos veleros
sobre cristales del balcón y en simultánea las miradas
mi lente de papel y tu poema soplaron marzo /ese río
corriente de tu patria dibujó sudeste e imanes vestí

porque la piel que supo imanta/ es caricia el recuerdo
los cuerpos tienden puentes velan su contacto:
esfuman ropas y plazos playas fondos mis veleros
surtos sobre el mismo océano.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015

Ilustración: Gustave Caillebotte

26 de noviembre de 2015

espera III



5 de marzo con pasajes
permanezco por ver lo indispensable
cuanto encontraste esparcido en la playa/ al brillo
del  amanecer el lomo mojado del cetáceo
compartido

lo que dirás eso que callo aunque brota
sus bejucos/ la maraña probable desde mis pocas
palabras                                              esto sí
que aguardo a contemplar desde mi cama

aquí otoña: la historia teje tus poemas
mis ojos madrugados vacilan péndulos sobre la almohada
y es tuya la exhalación un oceánico suspiro
de sudestes me aborda.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015 

Ilustración:  Alejandro Escobar

oximoron


al descorrer el cortinado el viento
esa maravilla reduce a una línea toda
cosmogonía desde el origen del comienzo
y después a una palabra/ como el océano
él sorbe el idioma lo traduce al universo
cuando moja la arena

así el tiempo es lo que falta/ las ventanas
cubiertas esperan el suceso al conquistador
tantas preguntas transcurrirán por ellas
como cenizas hay del otro lado/ el opuesto
que no sorprende sólo explica
y fortalece.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015  

Ilustración: El cine de Solaris (c)

24 de noviembre de 2015

oído


las palabras también consumen son
pabilos otro otoño/ nombran y enumeran
cuanto transcurre inconsolable atan tanto
como cadenas de algodón/ disuelven

y es playa la noche sus olas castigan de dos
en dos de a tres/ no llevan nombres
no someten no encadenan/ la noche es muda
de palabras su recuerdo un monigote de arena

pero el sueño abre galerías a la realidad él
hace lugar a la mañana siguiente
al único nombre/ al óxido de auténticas cadenas
estas que ajustan al escuchar tu voz.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015

Ilustración: Krispo (c)

23 de noviembre de 2015

perros



con sólo veinte minutos del nuevo día
soy uno de pocos/ obra del sudeste hay sáhara
de arena tras las cortinas el estacionamiento
es un perro desnudo/ vellones hay
por delante del soplo pintan pardo y borravino

porque al irse el perro de espaldas
ocupó el marco/ dejaron hastío ácido sobras
sólo la distancia acaba por fregarle
las patas los ladridos

después nada gruñe/ parece amigable el ajeno
ausente  y es posible cerrar la temporada.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015

Ilustración: Disonyando (c)

22 de noviembre de 2015

vista


leo al ver cine de víctor erice
por eso derrito relojes detrás
de la mirada y el cuerpo recupera
ábacos perdidos/ es de interlínea la infancia
de la plástica invicta su palabra pendiente

no se parece esa edad cuando sumo
otras edades y el resto queda ahíto
en marcos de ventana/ sólo a sí pertenece
esa vista: cuerpo más imagen

me desvisto pero ella continúa al fondo
inalcanzable/ la existencia consiste
en un tamiz para mi historia/ esta tolva
carga espejos en número infinito pero uno
sólo uno habrá
que refleje aquella edad.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015


Ilustración: El espíritu de la colmena, de Víctor Erice (1973)

21 de noviembre de 2015

Actio


escribo de pie/ la salud tiene la medida
de las piernas          o itinerante cuando
el paso remonta un meridiano terrestre
                            sin que importe nombrarlo

escriben los ojos mi vara mide océano
y siete mares/ reúno historia a manos llenas
amor en protagónico también la guerra
lomo en alto dientes enfilados/ filos de la bestia

escribo a la carrera/ el sudeste mide esta pasión
su ráfaga envuelve los navíos mis palabras
flamean  mapamundis                 después 
en reposo el poema se hace redondo aroma
azúcares quemados/ suena el molino la corriente
sueña abrazo de robles nogales y espinillos.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015


Ilustración: Aventura audiovisual ©

20 de noviembre de 2015

nacimiento


este viento desovilla mi tendencia a novelar
tentaciones del comienzo ansiedad en hoyos/ la bruma:
acaso alguien conocerá su desenlace

la novedad brota noroeste entonces y a la inversa
sopla sudeste la poesía/ jamás me fui
mi vida consiste en desembarcar una y otra vez
las vituallas del puerto de partidas

con el ovillo de soga izaré el poema/ idéntico mar
el remolino de gaviotas sobre el arado la ronda
blanca en vuelos de la costa.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015

Ilustración: 4 ever (c)

19 de noviembre de 2015

la dama


la suponen primer reflejo gota de aire
aunque es cuanto refleja  aquéllo que gotea
o dicen es belleza atracción y brillo/ sin embargo
ella es proporción medida orden mi cuerpo
llama en alto/ cuanto brilla es el culmen nave
mirada a bordo yesca luminaria

ella siempre está porque es un calco/ la luna
y quien la mira mi hombre su destino es fuerza
tacto lo distante sabor sudeste palabra en pie
al frente la poesía/ memorial de vida epitafio.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015

Ilustración:  Nenúfares efervescentes (c)

18 de noviembre de 2015

hacer y tiempo



no importa el tiempo/ les urge conjugación
los verbos encarnan sin importar si termina
o comienza/ al abrir-cerrar de ojos
interesa no cuán veloz sino qué músculos
y la reacción del observador

la invención un gesto/ el sudor
ellos los verbos impulsan el sudeste/ abren
parasoles clavan la arena y se divierten
la acción siempre la acción porque

a quién pueden interesarle tiempos verbales.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015


Ilustración:  Megapost ©

14 de noviembre de 2015

enlace


la piel alumbra hay conciencia en cada poro
callejones que trasponen altermuros/ qué mejor:
picadas de un abrazo caricias al sudeste memorias
del ascenso y néctar novedoso en la boca

ella se recuerda permite el dibujo de una rosa
de los vientos/ aunque mis soplidos roten
la pasión es tromba no se para en barandas
o almenares porque calza un arado primitivo

parte en dos el grito y en profundo siembra.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015


Ilustración: Camille Claudel

después



transparento al cabo de una noche el insomnio
traza debe haber/ una historia gravita tanto
como puse retiré               estoy en cero

gavetas desiertas/ consumibles no/ hoy la vida
no alza ramos ni banderas

transparento/ soy arteria de ese río de borges
donde heráclito se bañó una vez/ el tiempo
de aluvión termina y el sudeste

bate con furia la ventana.

(c) Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015

Ilustración: Maribel Penelas

13 de noviembre de 2015

filos


me arrastra el sudeste y en los brazos plumas
vuela tiempo sextante mi gorra alada se enamora
quién sabe de cuál nube/ una palabra queda
quilla acero puñal con filos brilla esta hora/ espejo
es del viaje que empezó interminado sigue

esta melena oscura la sombra la tormenta/ arriba
el viento esta sábana selva nubosa cuando estiro
la mano ato puntas paralelo comparto temperies
vuelvo a tu mirada/ descorro la página siguiente
y nazco un ángel.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015


Ilustración: Alex Stevenson Díaz

enpuñoypie



nací afluente sujeto al manantial de una herencia
ella decrepitó en los setenta/ después busqué
un espejo sufrí constantes recaídas/ el sudeste
me plantó junto al mar

porque la imagen lleva bordes vivos interfieren
ondas de piel sedas la seducen lo universal
ideales de anteojo que montan lijas patria en puños
la verdad la belleza/esas búsquedas sin fondo ni matiz

acaso existo con alguna libertad más aquí de la palabra
vuelvo a preguntar.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015


Ilustración: Felipe Giménez

12 de noviembre de 2015

mareo


por esta palabra que asoma no se atreve
a formar línea al fuego/ será por presión
de aire o miradas eso funde cuanto alumbra
será acaso por obstrucción de paso
o puente él siempre eleva a destiempo
por sudeste su ondulaje y desborde/ será acaso
este mareo o incontinencia de poeta
ardor de enamorado temor vital ceguera ciudadana
será pregunto por recodo de curso estrechez
en la existencia o por silencio.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015

Ilustración: De Salud (c)

principio


éste no otro sería tiempo del dique
vuelta al descanso música o silencio simple
mutismo de recienvenido/ pero no

quedan pichones por alzar vuelo/ hay mañanas
de surcos pródigos otras de desierto
cuando el aviador perdió fuerza motriz y carece
de agua de frutas de sombra hasta
del menor ruido

pero aún entonces descubro el principio/ al mismo
príncipe en su mundo de mensura fácil
que es mi mundo al sudeste la palabra.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015

Ilustración:  Antoine de Saint Exupery


10 de noviembre de 2015

siemprevivo


cuanto fue posible persiste tal el material
del horizonte/  viví una existencia de matrices
ni el aire consumido fugó todo espera
conforme el orden/ la conveniencia un tiempo
que fluye idéntico a sí mismo

hamlet prefiguró mis pasos/ elliot quizás cuando
descubrió al confín de oriente un nido
lugones por cierto que vio vacilar su llama y eligió
la juventud su fuente de pie vertiente:
el amor pervive sin importar adónde posa su calandria

desde el principio muta eterno de alma en alma.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015

Ilustración:   Loccitane (c)

favores últimos


((a mis plañideras))

1
cuando ya no acepte compañías por favor
levanten la persiana y traigan un gato de buenas uñas
para que arañe sol.

---  
2
si me quedo definitivamente solo salgan
por favor y griten mi nombre sin detenerse
así terminarán de gastarlo.

--- 
3
cuando cierren mi puerta por última vez
pinten por favor  una flecha de cal apuntando al sudeste
para orientar el alma en libertad.

---
4
barran en derredor de mi cama por favor
pero no confundan detritos del corazón con mis poemas.

---
5
encontrarán varios libros en la nube donde viví
los últimos años/ todos dicen lo mismo pero
en ellos no más de tres versos son originales
rescátenlos por favor.

---
6
no escuchen reclamos por favor no
existen cuentas pendientes al sudeste
el viaje fue cancelatorio.

---
7
no junten mis manos por favor/ que estén
a los lados abiertas dispongan por favor
que concluya cuanto traen en camino.

---
8
y cuando la ciencia haya progresado bastante
vuelvan por mis cristalinos por favor/ esta última
mirada totaliza en absoluto y es magnífica.

---
9
por favor no busquen monedas/ aunque las hubiera
no son riqueza para ustedes ni para este doble mío
que vive en los que viven.

---
10
abran la memoria como al libro/ acepten su estrella
por favor:  los buenos momentos aún suceden
y cada cual es responsable por fusilar tristezas.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel (2015)

Ilustración: En una tumba medieval

8 de noviembre de 2015

corteza


al filo de los setenta canta presente
la conciencia del cuerpo/ supérstite la guerra
voz y voto en la corriente sudeste del árbol
de mi sangre

es de enfriar las armas esta edad
de largos pasillos y baldosas blancas/ la cama
a sólo un paso vista de la loma
la existencia brilla en vertical o se pisa descalzo

mi visión de línea horizontal se ausenta.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015

Ilustración: Capitalia (c)

ajeno


qué mundo fragmento o visión de lo real
si el interior arrastra adherencias/ si el tacto
corresponde al norte la espera al moho al placer
que culmina al yermo su certeza qué
cuando el sudeste barre
no queda ni la sonrisa de entonces párpados
abiertos y sólo el recuerdo cuanto frustra
si mira más allá del fondo de ojos/ no llego no

queda el sustantivo este animal de balcón
busca herederos/ seguro quedan muchas
pronunciaciones otros aires habrá mil ángulos
y una misma luz antes de que el sudeste
vuelva a soplar

entonces seré ajeno bajo párpados al sol.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015

Ilustración: Seth (c)

7 de noviembre de 2015

revés


noches en que el sudeste me lleva lejos
a umbrales del anhelo/ allí no hay pestillos
propiedad permisos sólo la ráfaga bendice
este patriar sin observadores

y como estoy del lado inverso/ despunto bailo
animo danzas mi habitante es común
pasajero de un tiempo sin hielos/ del cuchillo
sólo quedan agonías literarias

soy mi dios de noche cuando me sueño
como un padre a su adán eterno/ cuál timbre
podría devolverme la miserable conciencia
del tiempo y este espacio.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015

Ilustración: Miguel Ángel

6 de noviembre de 2015

miércoles


qué vanidad echarás al fuego hoy
cuál momento irrepetible arderá en la hoguera
hermanará cenizas/ es difícil predecir
sin contemplarte

apenas si el aliento de un último beso
guía este dibujo de tu cuello/ del lóbulo
de tu oreja del filo en las clavículas del paso
frágil de tu urgencia

el amor enciende fuegos blancos y en infinito
engamado de azules dispersa la memoria
cuanto cubrió la sábana/ sin freno arde mi espera
y se llama con tu nombre

desempañaré espejos/ sudeste en las cenizas.

© Carlos Enrique Cartolano. Sudestes, 2015

Ilustración: Unión Hispano-americana (c)

5 de noviembre de 2015

proyecto


quién ignora el hombro al mirar atrás
la infancia tiende monturas/ ella pregunta
por otro tal vez por otro quizás sería
aunque el espejo abrume

al mirar sobre el hombro a izquierda
o derecha/ promesas en gran angular dice
la prédica oficial se ven horóscopos
de versión creíble/ sólo esperables

aunque cada cual sepa bien qué hay
detrás del hombro/ y prefiera imaginar un día
mañana de amanecer distinto un paraíso
doméstico sin sudestes ni arrebatos

de aire quieto como fotografía de infancia.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015

Ilustración:  El puente azul  (c)


palabratlante



mi atlántico es poeta recicla márgenes
por ellos el sudeste sopla/ planta mareas
donde silban las íes y carcajean úes

mi mar escribe poemas en la arena
iza sustantivos despliega velas/ la palabra
es brisa transporte la viajante

sobre la playa mi atlántico recorre
marfil de piel en superficie/ el poeta
en tanto inmerso en su mirada

fondea joyas/ en sí mismo es el tesoro.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015


Ilustración: Art and Life ©

desagote



si la estancia es cuanto forja da nombre abrigo
sobre ella soplan palabras marcas recuerdos
de rodillas reflejo del tiempo/ soy quien muda
y queda a un tiempo éste que extraña imagina
cursa el río surte oleaje corre por su puente/ corto
bruma propia y recorto mi sombra este nombre
suena sonó en distintas bocas/ soy quien permanece
entre dientes diptongo sílaba alítero en contemplación
ajena ignoro importancia o salgo/ llego acaso al fin
será primera vez entre cuáles la simple pausa
al sudeste
o feria

pero puedo decir de corrupciones disipación espacios
que aún falten/ de ganancias de traspasos
de distancia inabarcable y de cansancio

el tiempo agota.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015


Ilustración: Andy Scott

2 de noviembre de 2015

fuentes


esta existencia consiste al fin en viaje
a los orígenes/ camino los labios del sudeste
contemplo fauces azul noche/ es aquí donde
la calma es breve y la piel evoca

no el río que copia modales del viento
no la cima el descarne/ sin banderas que plantar
ni a flote no en ruedo patria confusa del zaíno
es de aire el arribo cuando escribe el ángel

vuelo de dos mirada que sostiene ata la mente
su memoria pone en pie retratos/ del tiempo mi mar
desde el vientre sopla tu nombre/ es madre
es ontos y verbo/ alumbra un país con alas. 

© Carlos Enrique Cartolano. Lunángel, 2015

Ilustración:  sin datos de autor