CONTENIDO DEL BLOG


31 de marzo de 2015

acollarados



alguien me sigue/ viste perro negro
sin que amanezca:
detrás de mí las sombras lo delatan

como si me conociera/ oliese el destino
un punto donde alumbro
y compartiera al leer mi agenda

perro negro que mira/ sin cola a mover
será la misma luna tizne del reflejo
habrá rodado del amarillo

hasta mi noche todavía/ y tan sólo
por mostrarme que amanece
más temprano
                   es una pregunta:
a ver quién contesta.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunas la luna ©, 2014


Ilustración:  The agla world (c)

30 de marzo de 2015

lunas la luna


llevo una hora en superficie/ sin embargo
me parece eterno tu brote el horizonte
circular: halo de ese después en digo todavía

traés el pelo atado con pañuelo blanco
los pies encharcados en espuma/ mar y suelo
son llanura comestible/ y una vieja expresión
conocida pero sorprendente culmen de agujas
acaso el tiempo pasa: es una pregunta.

todo sucedió por ojos de esta luna entonces
yo dormía sin conciencia del almuerzo otros
trasegaban el mismo horizonte. eras igual
pero diferente.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunas la luna, 2014

Ilustración: Imágenes y fotos de (c)

29 de marzo de 2015

hato



presente la conciencia/ con luna o sol
no siempre bendice
su compás traza el círculo que concentra
iguala frustración y porvenir

no hay riqueza ante el suicidio
ni consuela la multitud/ al despertar
el poema vuelve a creer y en las ventanas
alguien me sujeta entre paréntesis.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunas la luna, 2014

Ilustración: María José Concha

28 de marzo de 2015

esencia



digo la poesía es como la vida
no la sujetan el plan del necio/ ni el hipócrita
que pretende prostituirla

ella sucede con sólo estar/ no tiene nada
ni siquiera es un ente autónomo: alguien digo
que cante o baile para el resto

ella es como la vida/ está en todas partes
aunque en ninguna por completo

no existe punto al que falte su luna cada noche.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunas la luna, 2014

Ilustración: Libros Maravillosos (c)

27 de marzo de 2015

fósil



cómo ayunar con luna/ cómo poemar amor
sin hoguera sin ingresar en la terapia
como será pregunto escribir sonetos/ trepar
el cuerpo de la reina de gigantes ésa
que soñaba en secundario/ y cómo escucharte
decir a otros todo cuanto ignoro todavía

el conocimiento es esta piedra porosa
casi lengua agotada de mareas/ aprisiona
un fósil filmes con grifos de otra dimensión
y tu helecho que apresura el verde.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunas la luna, 2014

Ilustración: Piedra caracoleña

26 de marzo de 2015

tañidos



de noche mis palabras se pierden
vuelta al blanco/ son faz de luna
y sorbe el silencio cuanto manchó mi boca

aunque escribí en tus palmas
donde muere el cemento/ tienden hálito
persisten los gorjeos

esta música nace en plano sinfín de arena.

© Carlos Enrique Cartolano. Luna las lunas, 2014

Ilustración: Aurelio Urquizu

25 de marzo de 2015

cintura



llego paralelo al horizonte
no parto de él no lo alcanzo/ soy la sombra
que cruza noches y da nombres

yo no atravieso el infinito
esa línea ni de ida/ ni al volver
sólo me ciñen lunas/ el mar alcanza

arenas de otro cielo.

(c) Carlos Enrique Cartolano. Lunas la luna, 2014

Ilustración: Yo disparo (c)

24 de marzo de 2015

lunas


paridos por el círculo están este día
y las constelaciones/ mis palabras ordenan
un poema visual primero
sólo después sonoro/ lleva luna su color

despatarra una sílaba y otra vez
cae la gota al oído cultural. alguien habrá
digo/ que desee apadrinar el ritmo
esta esencia que suelta el aire y todo
redondea por igual.

© Carlos Enrique Cartolano. Lunas la luna, 2014


Ilustración: Fases de la luna Taringa ©

==Comienza hoy la publicación de mi poemario LUNAS LA LUNA==

soledad circular


Parménides enseñó en Italia;
a pocos años de su muerte, el siciliano
Empédocles de Agrigento urdió una laboriosa
cosmogonía; hay una etapa en que las partículas
de tierra, de agua, de aire y de fuego,
integran una esfera sin fin, el “Saphairos redondo”,
que exulta en su soledad circular.
Jorge Luis Borges, La esfera de Pascal

letargos
larvas bajo tierra
así la memoria es vientre de la historia

en el universo representado/ por miniaturas a medida
del hombre egoísta el dónde y el cómo no existen
dijo borges

sólo digo yo en epílogos de la sombras existen
el que y el cuánto/ el fin y la medida
la herramienta con el don individual o múltiple el arte
y el talento de pie: su proclama

                                      porque todos son centro
ignoro la circunferencia la lágrima que oxida/ las ninfas
bajo superficies del canto
el coro su abrazo y la única voz que espero

ir es verte escuchar hasta su límites
esta historia/ que me digas
envase justo y contenido en alborozo

el fin del fin es silencio: cigarras en invierno/ palabras
que sólo alimentan su piel con aéreas recorridas.


© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración:  El valor de lo esencial (c)

postración


cuando los fuertes se cansan decía nietzsche
y pensaba en pascal el más digno
impulsor de la carroza de cincuenta centavos

él puso sitio al pensamiento
feliz en la enfermedad/ su muerte fue prueba
de carne inútil y frágil palidez en los sentidos

cuando se respeta al oponente/ siglos atrás
la palabra atemporal abraza

porque sólo la amistad sana de parálisis al mundo.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Pascal

23 de marzo de 2015

quién



mesa de café diletando

si conforme la física cuántica imagino
cuanto me rodea/ condición de su existencia
quién me imaginará
cuando me levanto y respiro entre los otros

cuando inclino la cabeza por mirarme
o el espejo contiene este hombre que soy
gastado en apariencia
quién pregunto permitirá que renazca

ocupante otra vez en miras del tiempo
que traga y regurgita
pura memoria/ quién.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración:  Romeo Martiño rivas

19 de marzo de 2015

memorias


mi tiempo lleva galladuras/ remotas masas
corporales
         sombras bajo portales que pierdo
más con cada roce

arrastro potencias que olvidé/ imaginar vale
en la medida del deseo
         aunque también de quien me bese
sujetándome en la ciénaga.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Oscar Tusquets Blanca

a rebato


estas manchas en la frente/ acaso son del sol
o depositan los años un rezago
el dolor calcifica/ estraga peces del recuerdo
pregunto si estas amnesias
de nombres/ circunstancias/ compromisos
resultan de valoraciones imprevistas
o acaso la memoria se quedó sin ademanes
dejó de arquear las cejas
sin remedio los grifos gotean/ y mi espacio descompone

cuando la mirada tañe a rebato.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Salvatierra Agurain (c)

poema # 95


pasillos abre el espejo/ de hoy distinto
su corazón aunque afín en ansiedades

tanto pasó              mi existencia es
esta compaginación de imágenes

la memoria funda cerrojos/  y cuanto empaño
sopla por descubrir lo que vendrá

nada iguala a la cerrazón en fuga.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Historias perdidas en el tiempo (c)

18 de marzo de 2015

despalabra


estoy en paz, dijiste

si parto hacia las cosas es mucho/ cuanto deje
mutará en soledad frente a la ventana

yo me iré por el pasillo en busca de agua
o quizás paño/ para secarme renacimientos

pero la memoria procesa en ausencia y la palabra
viste escaso/ es porosa

cuando me siente serán otros el mundo
y calibres del horizonte.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración:  Alastair Magnaldo (c)

17 de marzo de 2015

en blanco


si hay un buen cero/ así habré de sumar
magnitud de círculo y ojiva/ transparencia
de espejos carne después

acaso alguien suma más que la memoria
y ocupa menor espacio. pregunto:
sin posesión
aguja o alfiler/ atados/ cuerdas o brida

soy sólo un libro/ permanezco en blanco.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración:  Confesiones de un fantasma (c)

16 de marzo de 2015

tropiezos




son mis pies que libran batalla/ pesan
sangre del último verano
y el tiempo agobia trayectos

tus manos siguen de mi piel al cabo
la memoria es brillo

sólo en él vive este invierno injusto
sin ruedas/ sin alas
donde la oquedad canta y tropieza el eco

aunque sea con la voz
voy de viaje

con mi día vestido de espumas/ me lleva el viento
no hay pisos para este amor del aire
la migración de julio alza sus párpados.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración: Van Gogh

entre las sábanas


querida memoria:
no mantengo pendiente el encuentro
estoy buscándolo con los ojos bien abiertos

tampoco estaré callado por más tiempo
le quito el polvo al teléfono/ quizás ahora mismo
te doy una sorpresa y llamo

porque la distancia inflama/parece más
enrojece/ aviva el fuego

será porque estoy en camino
calzo en tus huellas/ ya te veo

tu tiempo es mi hora
estoy en la otra punta del cable/ te susurro
puedo tocarte
y dibujo bastante más que tu boca.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: No todo hoteles (c)

15 de marzo de 2015

altares


animal simultáneo el mar cabe íntegro
en la mirada/ no en este hoyito
que el lenguaje cavó en la arena

qué incompletos somos/ sucesivos dirían
los maestros lingüistas
mientras sólo la memoria alza platea

la existencia es entonces esta batalla
por contener/ ser contenido
en mansas vidrieras de la fugacidad.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración:  Antonio Ricardo Valle (c)

14 de marzo de 2015

vanidades


al fondo del coche y de la garganta
donde falta la voz
estallidos de papel/ risas de plástico
conciencia de bajos micrones
el mundo arde carbón
me tizna y vuelve a hacerlo

sé por qué despertar/ por qué
perder descanso

la memoria apila gruesos códices
y alumbra.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Omar Ortiz

13 de marzo de 2015

los viejos



somos extraños los viejos/ a contrapelo
la certeza de que falta aún siempre repasamos
inventarios y bazares

somos memoria

raros al callar/ nos habita el rebelde en la voz
sabemos apenas con mirar
y todavía nos sorprenden
desembarcos del arte en la palabra

dispuestos a nacer con cada promesa
los viejos somos raros en esto del amor
que nos pone de pie y nos sostiene.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración: José Parla (arte mural en La Habana)

12 de marzo de 2015

no hay pérdida


vellos/ melena que no cesa/ dientes
amarillos con cavernas de memoria y cómputo
los libros que me siguen en tema
ellos me encuentran puedo asegurarlo

la delgadez del diálogo/ cuando estiramos
vos y yo las palabras como huellas
de golondrina en exilio
los oídos surcados no sólo por jazz/ también
con pelos y suspiros

las palmas cuando recomienzan encuentran
tus manos/ esas banderas mías
agitan colores de sobreviviente. tu visión
galopando cascos por mis sueños

cada ausencia en remansos de tus noches.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Encadenados (c)

11 de marzo de 2015

repliegue


  

tuve entonces la oportunidad y no sé aún
quién perdió
         si yo o el tiempo
         si la noche/ su despojo de luz y adorno
         o el mismo césar sonriendo en la moneda

pero sí sé que gano lejos del jolgorio
el banquete es la memoria
con esta hondura que ya no cambio.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración: Rodolfo Opazo

10 de marzo de 2015

íntimo



es cierto/ hay testigos
se ocultan en los recodos
                            donde el camino estrecha
son palabras

saben de la sangre y los ardores/ me leen
te repiten
respiran memorias inmediatas
         transparentan
y los libros son cristal opaco

porque mis manos hoyaron tu carne
hoy persisten/ se fusionan.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración: El caminante, Robert Walser

9 de marzo de 2015

fin y principio


descubro un compendio de historia
en el espejo/ cuando le busco fondo
a las estrías

hay playas donde enfrió la arena
los reflujos galopan las miradas
y el tiempo siembra dolor
criba las piedras

hasta que el alba suena en tu voz
el astro replica en cada cosa
vuelve a dorar la piel y el recuerdo
tiende redes
                   resucita.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración:  Grande Sierra (c)

tradición




descuelgan escalas sus palabras
convocan a la lengua y van pendientes
se asoman entre versos
los autores son simiente que pervive

quien escribe olvida las fronteras
si muerto es
no es fantasma
crea desde el manual/ mira por el retrato
prendido al anaquel de librerías

feliz por pariciones múltiples
madre editor/ padres lectores
el escritor es dios del blanco/ eterno semillero
trasplanta raíz de un siglo al prosiguiente.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: La última tentación (c)

8 de marzo de 2015

mirador V



del mío o de cuál pecho este retumbo
serán soplos del viento/ palabras que encrespan
perforan los cristales

cuál boca/ la mía acaso serena temblores
se abre al aromo de tu pelo encharca márgenes
del mismo río. serán tibiezas de aliento
pregunto

y me respondo
son días para estar juntos/ levanta la niebla
el azul inflama pomos
la mano corre en alivio
en todo está la piel amada.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración: La hora del lobo (c)

7 de marzo de 2015

mito del recuerdo



extraño aquel valle de musgos ocre
donde la vista no encontraba muros/ y el aire
se respiraba en simple temblor de pasillo

ahora hay lomas y depresiones/ saltos
de amante en una piel que contiene menos
aunque sepa más

los ríos han derribado taludes/ anchas
arterias de dolor abren puertas/ soplan
cortinados de la edad donde nada ya
parece someterse

el cuerpo ha saltado fuera del corral
y pájaros del atardecer estercolan la memoria
acaso sean eslabones de reminiscencia.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración:  Vanesa Nahoul Serio

6 de marzo de 2015

et


éste y otros/ memorias en hilera
iluminadas apenas aunque siempre
brillen unas pocas
sentadas en vanguardias

y otros/ falla un signo
ampersand y sus misterios
descubro minusválida mi mano
en ella
no hay dibujo de infancia
costumbre o recuerdo que soporte

temo su ruina/ bajo mi pluma
no responda el papel/ cuántos más
movimientos habrá pregunto
en que la diestra pierda su academia.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración: ampersand o umpersand

5 de marzo de 2015

mirador IV


abren diferentes sus cofres cada día
pero es la misma mar océana del cartógrafo
sinfín/ pendiente de horizontal y espejo
firme su memoria tras los ojos

lo que ayer encontraba hoy no está
de estas nuevas gemas prefiero las antiguas
porque el vaivén les definió la planitud
sugieren/ vagas y ambiguas cargan arena
del desierto donde la sal se reproduce
poro a poro

como las palabras/ como esta imagen
que lleva sonido en caracoles vocales casi
susurrantes.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración:  Ojos por lente (c)

4 de marzo de 2015

rapiña


la carne recae/ la pierde esta memoria
de sabores y letargo

por eso termina despertándome el graznido
de aguilucho argentino que demanda
siempre/ en sobrevuelo ojosgarra
él recae en equilibrios de pasmoso silencio

víctima como yo
y victimarios ambos.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Fotonat (c)

3 de marzo de 2015

marcas de humo


no hay nada menos real que la realeza
nada más ausente que el olvido/ sin embargo
combato a la desmemoria como un enemigo
y necesito coronar en alto a la mirada

se trata acaso del amor/ ese subversivo
siempre sorprendiéndome
colgado de las manos/ que brota en azaleas
un verso de trasnoche

de cuanto dije y cuanto actué/ de lo que espero
aún y las potencias. de los ríos pasantes
de mi cuerpo este libro de arena

o acaso
se trata de tus marcas/ y tu imagen mutante
siempre infinita que corre apareada al horizonte.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Qtorb (c)