CONTENIDO DEL BLOG


27 de febrero de 2015

rigor


Llamo a esto “el complejo de Ulises”
Carlos Bosch
1984:
no te embozaste como quien regresa
condenado por el propio laberinto

ni los muchachos peronistas
                            ni telémaco/ ni el amante final
de penélope democracia te reconocían
aunque pisaras ítaca la tierra propia
a flor de horizonte

dos naciones: el mismo lector/ entonces
no se comprendía que eras del mundo
no sólo de sandino/ chicho o de fidel

ponías pudor
y sólo vos escuchabas la sentencia
adelantaste al nunca más tu eternidad

llegaste pero dejabas la casa
tu llave en la alcantarilla/ también el tiempo
                            puede escamotearse
de gota a última gota

pusiste/ le pusimos rigor a aquel exilio sin vuelta.

© Carlos Enrique Cartolano. Rigor de exilio, 2014

Ilustración: México CNN

vuelos



Ahora escribo pájaros.
No los veo venir, no los elijo,
de golpe están ahí, son esto,
una bandada de palabras
posándose
una
a
una
en los alambres de la página…
Julio Cortázar. Cinco últimos poemas para Cris –1-

cuando te veo suenan pífanos y flautas
revolotean las miradas/ las manos como sexos
picotean se afirman después levantan plumas
y planean
         nace el vacío/ el aire gesta espacio
todo sopla y me acompañan tus gorjeos

cada poema un palomar/ este verso un nido      
tu amor un leccionario de pie
por mar y tierra.

© Carlos Enrique Cartolano. Rigor de exilio, 2014

Ilustración: Señuelo Rock (c)  

25 de febrero de 2015

ida y vuelta



… esta ceremoniosa danza que dedico
a tu presente ausencia…
Julio Cortázar. Otros cinco poemas para Cris-3-

cuántas veces te fuiste/ tantas volviste
en sólo una noche
entre dos suspiros
casi pestañeos estelares
envuelta en caricias/ arrimando templanzas
temblores y sudor

cuántas veces te perdí de vista
como tantas volví a verte tatuaje/ nube
puñado de azul

en rigor:
nunca estuviste más allá de mi respiración.

© Carlos Enrique Cartolano. Rigor de exilio, 2014

Ilustración: 1977 Voltios (c)



24 de febrero de 2015

confluencia

  


Me gustaría que creyeras
que esto es el irrisorio juego
de las compensaciones
con que consuelo esta distanciaa.
Julio Cortázar, Cinco poemas para Cris, 5

porque acaso hay consuelo/ anestesias
para los corredores desiertos por los que el viento aúlla

ni las sombras imprimen/ ni el mar devuelve
abandono el cuerpo y echo a rodar mis necesidades
junto con las tuyas

         quizás así ambas corrientes confluyan
agua/ aire/ engarce palabras el amanecer
y cada crepúsculo estire versos

la existencia consiste en compartir certezas.

© Carlos Enrique Cartolano. Rigor de exilio, 2014-06-28


Ilustración:  Arte de La India

ondulación



… este río
que me tira en mujer y me sumerge entre sus párpados…
Julio Cortázar, After such pleasures

puentes hay que atan pasos/ el agua congela
en la pareja y la moviola traza historia

sena o paraná qué importa si al fin
se trata de emerger
ambas márgenes distingo
y no hay palabra que derroche el viento

antes de rayuela capítulo primero como está
encuadernado flota. la maga sobre el puente
ondula encuentro o laberinto/ no es la luna
no sé si al fin veré su piel/ el gozo
que brota de las manos

sólo comparto el entresueño y párpados de dos.

© Carlos Enrique Cartolano. Rigor de exilio, 2014


Ilustración: Rayuela

tienda



… la nieve los astros los pasos afelpados de la brisa
(…)
el plato el pan la cara de esa mujer que tanto amás…
Julio Cortázar, Para leer en forma interrogativa

siempre queda tiempo para ver vivir así develar
sacarle punta a la mirada/ más allá sólo estocadas
del dócil corazón

la memoria levanta pirámides de tiempo y polvo
basta con quedarte allende muros/ hielos
desamores

apostar intensidad/ tensión/ el maestro acierta
de par en par esta ventana
platos a flor del apetito
y la carne deseada inolvidable.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración: Salvador Dalí

23 de febrero de 2015

dominio


cuando el pretor alza el brazo
la propiedad levanta un muro que separa en dos

es cuanto divide/ la existencia consiste
en un sistema de vasos comunicantes
la cultura acecha cosquilleándome
                                      las plantas de los pies

entonces voy allí donde cobran
no me resigno a la riqueza extracontable
que ocupe sólo memoria.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-


Ilustración: Idus (c)

22 de febrero de 2015

merienda



se comió la bruma el horizonte
traga su larga boca plana
                            y los labios de agua
vanvienen mientras mastica

los más siguen a la sombra
merendan
techados por cuanto lleva precio
                            y unos pocos
buscan el sol/ conmigo: la esencia
del calor en la memoria.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Irene Collantes

21 de febrero de 2015

por mitades


anoche lo reveló la memoria/ ella convoca
y en cada encuentro sopla reviviendo brasas
se pone al volante
galopa cuesta arriba/ casi sin jadear

sabe que la esperan. acaso conoce pregunto
dónde está el piso o cuándo la arena afirma.

en todo cuanto sucede
me alcanzan la memoria/ la nueva llama
que alza sus fauces. y juntas arden.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración:  Nubret Pascale

20 de febrero de 2015

flujo



es un pomo la existencia/ acaso lo empuña
un oculto olimpo
                   la memoria contempla
o es la mirada/ pregunto si quedan límites
para fluencia y para cambio

en piel/ en sabores y escritura

si alcanzan la palabra/ la múltiple vidriera
las huellas por par que estiró la playa
si hay amor a su medida.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014 

Ilustración: Jeannette Betancourt


19 de febrero de 2015

mirador III




este mar vecino/ uno de los siete
carga el agua que bañó buenaventura
litoral pacífico colombia

porque el cristal oceánico refleja
bogotá/ trae un sueño de amor
americano
memorial que conozco bien
y extraño tanto

mi ventana es vientre/ este ojo
llama por nombre. es que estoy lejos
y en pocas horas
viene lorenzo al mundo/ el primero
de su sangre en mi familia

ese es mi orgullo
en el mar lo miro/ ya lo reconozco.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración:  Buenaventura, Colombia

18 de febrero de 2015

mirador II


la mañana es allende el día después
futuro al otro lado
nuevo sol/ cuanto me espera y enraíza

un punto por donde la vida prende
el fundamento del brote/ consciente al balcón
amanecer de rosa o rayo que atraviesa
palabra filo de flecha/ fin de bruma
conquista la mirada
sin humo ni ceniza
                   sin residuos digo: entera
elástico animal arriendo de mis ojos
del presente y sus pariciones

ya que abrazado amanezco a tu recuerdo vivo
cuando estira el calidoscopio/ ventana pura
memoria de dos manos.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Andrew Wyeth

16 de febrero de 2015

galápagos


un arroyo sin fuentes a la vista
invisibles las corrientes/ el agua rueda
ósmosis o embalse
hay murmullo entre riberas
                   y los pájaros del monte.

porque despierta el mundo
                   gira entre mis piernas
un ecuador apalabrado/ todo es decir
combustible la memoria
sorprenden isla/ faunas
cuando esta cama vacía reacciona.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: La vida en beso (c)

memoria


supe ahora que una noche
puede resultar eterna/ como el despertar
múltiple en sólo una mañana

las palabras son del aire y la piel
de cada boca/ así la luz nos pone tiempo
cabalga lo perdido
                   en cuanto aún se recupere.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Hitchcock Dalí 

15 de febrero de 2015

retrovisor


que todo puede hacerse/ las máquinas
el nuevo olimpo
nos devuelven jóvenes del mayo francés
por qué no a guevara o debray

aunque los héroes son otros
matan al margen de la memoria
porque son nuevas armas/ numerosas
las fuentes del odio

y el amor convidado de piedra.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Greg Dunn

14 de febrero de 2015

mirador I




cuando el mar sorprende/ no explico
sus colores
la mirada busca reflejos en el cielo

ya que allí es donde ocurre la bandera
el paño/ los nudos y el telar maquina

después al fondo
la nave cisterna cubre el horizonte
nada por detrás/ ni siquiera la memoria
por fin
el destino perfila blanco y rojo.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Mirador de Humboldt

13 de febrero de 2015

global


el conocimiento asesina muchas veces
cuando traza fronteras/ porque
si el acero fija límites entre bien y mal
de qué servirá la poesía de cuantos
memoriosos venimos detrás

para qué batir lociones de amor
entonces/ verás: los poetas
despliegan banderas sin esperanza
cuando el mundo obliga al rótulo
para todo sin excepción.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración:  Cayetano Ferrandez


12 de febrero de 2015

desoves


     


hay un animal que el mar oculta
brama y multiplica tejos en la arena
a veces abandona sus pariciones
al coleccionista

el mar es el espejo
aúlla su freza de pie en los pescadores

hay una bestia que ruge en interiores
de la historia/ cerca del amarillo
la cebra y el arándano/ atravesada
por todo el largo de mi cuerpo

este mar/ igual que la palabra
nos trae y nos devuelve
él nos primavera. es el espejo
y lo copiamos

hay un animal delante de la muerte
sobrevive/ reina en la memoria.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración:  Pescadores en Miramar




11 de febrero de 2015

regresos


es una voz extraña
pero es a mí a quien dice lo que dice
Witness ©

clamor que sobrevuela es/ reflejo o razón
fondo si tienen mar y espejo
que es decir conciencia del tiempo/ el temor:
la verdad de albos colores arma las naves

cuando no alcanza la memoria
es ave del paraíso/ la que horada nidos de mente
cuando aletea echa a andar motores. entonces
me escucho que es como escucharte

y leerse en visiones de quien curtió baldíos.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014 


Ilustración: Flora Borsi ©

10 de febrero de 2015

rastros


pocas cosas tan incómodas como
cortar un dedo junto con la verdura
y después/ correr al teclado
por letras del día brumoso
                            (hubo previo intento
de arrojar claridades/ un sol opaco
sobre las cosas por siempre ajenas)

y entonces dejar un rastro de sangre
entre palabras/ marcar algunos signos
sí y otros que no para mi estirpe
este club de cazadores de tesoros
                   el denuedo en lo anacrónico
de una memoria que arriba exangüe.

porque supongo
la historia es arbitraria más allá del teclado
y de cualquiera de mis dedos.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración:  Médica Blogs (c)

9 de febrero de 2015

anagramas



evito el mito de occidente/ la paz
no se concilia aún y sin embargo dicen
voy sumido en ella

acaso fallan los sismógrafos/ o el error
se parió en la venta
de máquinas para medir

creo que bien puedo llamarme
hoy o en retroactiva/ desde ayer
larcos olcras sarloc porque

el misterio pero también la guerra
anida en letra por letra/ las palabras
sobreviven gastadas y anodinas

sólo la memoria legitima mis lecturas

por qué si no/ pueden decirme
por qué esta cultura se perdió
en sinsentidos de anagrama.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: All paintings (c)

ruinas


se apura alguien/ algo expira
la noche vuelve
                   soplan ráfagas las raíces
y no quedan padres ni mesías
sólo memoria

acaso ella haga ruinas como el resto

la herencia es incompleta
otorga cuanto envilece/ el cuerpo
que recae gravita en aguas

y esto que ahora toco
pero advertido: la tierra sujeta a plazo fijo.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Anagrama de un cuerpo (c)

8 de febrero de 2015

hiel hielo


El patio del hospicio es como un banco
a lo largo del muro
Jacobo Fijam


y allí meriendan hiel hielo las palabras/ bilis
en muchedumbres
                   abandono
                            témpano/ amargor en vilo

es de distancias el poeta/ de cuidado
arrancaron mil hojas su memoria de juglar

policial el desalojo de la mesa
donde el pueblo lo convidó y sus licores

fueron hiel/ hieles/ hielos.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Mercedes Ridocci


palomar


crecida sombra en las paredes
sin luz encerrados conmigo los arrullos
ignorantes de la muerte/ sin tiempo

sólo la memoria alumbra
pájaros que la espuma suelta a brumar:
                            son marcos en la mirada

pero todo vuelo es provisorio/ y primicia
la persecución del macho
para que el mundo torne a amanecer

hay un torrente de picos en derredor
emplumadas visiones/ ángulo indeciso
preguntan detrás de cuál te encuentro.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: La canción de la sirena (c)

7 de febrero de 2015

escollera


…el trueno blanco y verde de las olas
la eternidad borrascosa del cielo…
Pablo Neruda, Oda a la migración de los pájaros

cuando uno mis manos por sus cantos
invertidas palma en derecha y dorso
                                      en izquierda
como taludes/ repechos de la memoria
muro habido
pantalla por suceder

te recuerdo en la rompiente

detrás borrascas celestes
nubes/ prodigios de espaldas sobre el mar.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Pablo Goldenberg



6 de febrero de 2015

línea calva


un bollo de papel puso frontera
a mi escritorio/ hay un ejército de letras
que saltan su abollado nervioso

                            buscan fugar del accidente
regreso al camino impreso
otra vez/ entre marginación y océano

así cada mañana la existencia consiste
en silencio de memoria/ impuesto al griterío
no importa si más bollos ruedan su cadáver

cuando el plano de escritorio apoya
en la línea calva que cose mar con cielo/ numero
hojas blancas y llevo bollos de papel a la basura

es porque la memoria archivó mi horizonte.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014

Ilustración: Ramble tamble (c)

2 de febrero de 2015

las novias


consultan a rimbaud cada mañana
unidas por las manos/ ojos de una
desperezándose en la otra

                            son las novias
al fin de la escollera
echadas en las rocas/ en exterior
confían sus conciencias a la flama
y sin memoria

paso a su lado y casi no las miro
todavía me estremece el escenario
de piel sin pie de macho/ la ternura
que derraman
                   la pureza de una
en leves nidos de la otra/ ellas

son las novias.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014


Ilustración: Blogs La Nación (c)

pesas del sueño


hoy mar picado/ algunos frascos vacíos
la memoria apilando su biblioteca
al despertar
me convocan magnitudes
y el cincuenta por ciento de una pesadilla

está prohibido olvidar
soy yo quien sueña/ el soñado: dos rostros
y memoria culmina
                   con alto precio siempre
                                      si pongo la osamenta

cuanto abandoné es pesadilla
quien me espera sueño/ el memorioso
soy yo con intención de zinc y azul en brillos.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014 


Ilustración:  Anton Semenov

rescates


el tercer cangrejo llegó del otro océano
no vino de isla negra / estaba debajo
del espejo azul
                   el más antiguo de cuantos
cristales hubo
salpicado de valvas diminutas
que en cien años más serán arena

le espanté las moscas
lo envolví con mi pañuelo/ supe entonces
que sería cangrejo en un estante
y mi memoria su única palabra.

© Carlos Enrique Cartolano. Calcos –memorias de interior-, 2014 


Ilustración: El cangrejo pregunta (c)