CONTENIDO DEL BLOG


31 de marzo de 2014

escudo


… Pero he escapado a la muerte,
que es el fin de todo…
Arquíloco – Traducción de José Luis Lanuzza -

dejo así el cuerpo olvidado en una pena
esta mañana dentro del puño
es consumible. otras habrá cuando la brisa
dibuje picadas en el vello.

alguien se fue dejó con llave las respuestas
y abatió una torcaza en gris
con alas de ángel

© Carlos Enrique Cartolano. La lengua es un pestillo (2013)


Ilustración:  Escudo griego grabado

volado


será que la libertad es toda trampa
y acaso el cautiverio libere

el jilguero en vuelo piensa si es que piensa
si no es este aleteo
el estertor tembloroso del mundo en retirada

© Carlos Enrique Cartolano. La lengua es un pestillo, 2013

Ilustración: Enrique González (c)

30 de marzo de 2014

seguridad





allí cuando hablaba de la lengua mientras ella
inmóvil apuntaba con los pelos era instrumento
emergencia. sólo aquí reconozco perno aceitado
resorte erecto y doble clack en el idioma. y así
este apéndice que traba cuando entra destraba
al retirarse              me gobierna
sirve historia propia                     da que hablar
en otras lenguas

hay cosas que sólo bajo llave
cuestiones del cofre
sólo en ocasiones ventaja de aperturas
y tesoros olvidados en umbrías

en este tiempo se venden lenguas con cerrojo
porque no se sabe cuándo volarán palabras
a impulsos del más cercano dueño
ya sus brisas son frecuentes

© Carlos Enrique Cartolano. La lengua es un pestillo, 2013


Ilustración:  Angie Barbadillo ©

29 de marzo de 2014

final




cuando concluyo este poema una abertura
se cierra al cabo de tanto pestañear y otra
permite gratis su peaje. cuando el cerrojo
ancla propiedad de metal la vejez candada
respira
y en el día se abren
pasillos de luz a cuál elegir mejor

con una criatura en brazos y las estrellas
en la ausencia tachonada de noches confío
a cada fin habrá bautismo. la piel del futuro
corre debajo nutre osamenta en interiores
amor de día
la lengua barre hojarascas
si llegás a la mitad será que sobrevivo

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013


Ilustración: Angie Barbadillo ©

28 de marzo de 2014

visión


esperaba ver a otro y soy el mismo
esto me sucede al pasar ante el espejo

acostumbrado a vivir
con el mar a tres cuadras me pienso a veces
cambiante revuelto reflejo del día
enhebrado por tantos como miradas hay
arenero y seductor

tampoco soy el de las fotos
la visión ajena es misterio mayor
cuando la propia redunda

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013

Ilustración: Ken Howard

saqueo


… Algunos han venido de las fronteras
y contado que los bárbaros no existen...
Constantino Cavafis,
Esperando a los bárbaros

… El día acaba
como el llanto, una tierra sorda, un pardo…
Julio Cortázar
Golem


porque se lo espera existe y si demora parece
que ya pasó aunque le digo a usted nada
pero nada queda por llevarse

saqueo hubo rosario de atracos fue la peregrina
visión del sur poco o nada resta ya
el de alejandría lo vió y lo vió
julio en su destierro

hoy la seguridad escurre como ha de ser
en todo papel disuelto
lejía sopla ahora en las conciencias
cuando nos cuidaban ellos mismos
los guardias saquearon

informadores políticos bancos corporaciones
ambiciones internacionales entregadores
pícaros electorales
es cierto todos corrían por la avenida
asaltaron
y por ellos quemamos los últimos cartuchos

dígales por favor
confiéseles esta pobreza
responda usted subiendo al sicomoro

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013


Ilustración: Aguardando el saqueo, diciembre 2013 

26 de marzo de 2014

oportunidad


será en provecho de la muerte resignarme
a no saber cuanto aún no descubro
ni a encontrarle razones profundas
a todo lo que bien sé                   por eso
no digo que la vejez sea anticipo de la muerte
antes mejor trato de jugarle una apuesta a dios
antes del crepúsculo
dicen hay ventanillas para hacerlo
generalmente vacías opinan otros

será apostar al broche del que me desprendo
cada mañana
al ojal que atravieso cuando el poema
acaba con la bruma despeluza los ojos aterriza
sobre mi piel y la estira
o cuando me tropiezo con tu mirada y la historia
carboniza desde las hilachas

será en provecho de la vida no de la muerte
comprobarlo
todavía hay tiempo

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013

Ilustración: Sureando (c)

palabras


bandera
reflejo
broche
escápula
fuerte
hollín
vermes
óxido y fulgor
grana la viola
baden baden
tramonta
fuellean los colondros

palabras al sol parido ardor oceánico
él levanta castillos
la mente cautiva posesiones
reinos de sal evanescente alcohol
escaparate con pardo y florescencias

es la imagen del receptor cultura
de la prisión íntimo puñal de la conjetura
borgiana

también yo lo empuño al levantarme
y compruebo nada llevo
debajo resta arena
sin desove
mi trabajo satura con descanso
el poema de ayer horada
a pura chispa
mientras echa brote azul
otro
el porvenir

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado (2013)

Ilustración: Eguzkibideoak (c)

24 de marzo de 2014

todo nuevo


para que no arrastre el agua
besos perdidos lleva contigo
la mujer al baño matutino y estarás
mojado con ella cada día

el amor es patriota de la eternidad
y por eso el baño demora

ella se extrema en dobleces
de tus hombros
en áspero de codos ella
colma ombligos
resbala por las pantorrillas
rodea tu cintura
desde atrás piel con piel
del líquido
revolucionario

para que no arrastre besos perdidos
y todo vuelva a suceder

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013

Ilustración: Securibath (c)

tornado


tormenta suma de torturas grito derramado
avenida del desagote
calambre llevas
en piernas infantiles
cuerno del verano parche caliente
es tu corte de zancudos y abejorros

autonomía de las plumas

hasta que en agitar de polleras pasa el viento
cambia el sello de la tarde
del calor al hielo es un suspiro
porque llego al mar en cien arroyos
cuando entre palmas y laureles el aire reanuda

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013

Ilustración:  Bomberos San Rafael

charcos


las fuentes surtidores del procelo sueltan
mi paso de agua disuelto canto
que parte la zaga en dos
                            alba del parto gris su vuelo
sin cadenas
sin recodos brota hasta alcanzar el mar

prosigue la tormenta
entuban agua
sobre el barro cubierto de huellas esos ojos
enmudecen tras cada nacimiento

y demoran la justicia sus esclusas
el lago tan quieto sueña espejos

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013

Ilustración: Cibermocho Castellano (c) 

23 de marzo de 2014

playas


flor de ocaso fue madurez del fruto pluma
que abrió surco en la mirada extinta
vibración de sobrevida en oquedales
del recuerdo más morado

queda su sabor él no retira mares de interior
hay fiesta en las bahías y la sal rezuma
torres del beso porvenir

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013

Ilustración: Fonditos (c)

certeza


el mundo lega lo incompleto
y a veces brota saciedad de la escritura

pero para volar o bien
estar en mi patria claramente
sólo el amor tonifica la mirada

él despoja a la muerte en cada cosa

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013

Ilustración: Tonifica tu vida (c)

fatal


La eternidad ha sido abolida
¿quién quiere seguir viviendo?
Elías Canetti
El corazón secreto del reloj


entonces desde que tomé conciencia de la soledad
y al borde del sueño no pude abrazar a nadie
tomé por costumbre rodearme con propios brazos
volviendo a la posición fetal diría

de renacimiento

después viene la pregunta qué sostengo al abrazarme
acaso es
mi propio vuelo la vida que resta
porque yo quiero continuar con la existencia

hoy encuentro a canetti pocas líneas más abajo
él dice
hasta el recuerdo se enrancia habrá entonces
que apurarse
preservarlo del aire húmedo de tanta confusión
del insecto y la polución del siglo del gusano
permitirle también a él potestad de renacimiento

vuelvo a conciliar el sueño con mi propio abrazo
dicen a esta edad las costumbres
no se pierden se acentúan y sé
que protejo el recuerdo
al resto de mis años de tormentas
del suceder desconocido

quién sabe qué más dirá canetti al cabo de diez años *

* Última voluntad del escritor fue que su obra personal íntegra no se diera a conocer hasta 2024


© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013

Ilustración:  123 RF (c)

19 de marzo de 2014

rebelión del nombre


al mirarme en el espejo
no se lee el nombre del acta de bautismo
y a veces me resulta complicado buscarme
en dos palabras gastadas
que tantos comparten porque es común
este nombre de papá y de mamá

comprendo la realidad pasa por llamarme
diferente cada día              con una palabra
tal vez sólo con una esa del retrato
de mi sol y la mañana de mi espera
la del jueves la del lunes la del sábado
y cada semana diferente

leer mi nombre verdadero en el espejo
con la voz que me llama por teléfono
al descifrar el saludo del vecino al mirarme
en la dependencia de mi perra
qué importa el dni la tarjeta de crédito
la factura de gas esos nombran por costumbre

al salir decido mi nombre cada día
lo leo en el aire lo dicta el verde de mis versos
hoy me llamo estanque o pipo
mañana eugenio
quizás después hitita o celorio o meseta
hay tantos nombres disponibles

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013

Ilustración: Javi Jáuregui TV (c)

control

         

si cruzo los dedos la sensibilidad engaña
otra es la trama al tacto
difiere
el mensaje digital

si olvido mis anteojos la visión confunde
medios con extremos no se me pida
desambiguación

si la noche oculta y enmudece la otra piel
cómo asegurar que no es esa
la que mi amor consagra

así voy cautivo de los sentidos rehén
de las certezas y otra vez pregunto
por este ardor sin precio

el corazón me dicen ve mejor a la distancia

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013

Ilustración: En Femenino (c)

17 de marzo de 2014

edén


y en la sangre,
poemo.
Sandra Gudiño –Poema-
el poema ese impelente de lo más alto
la fuerza que alumbra el paso
                            sólo uno si alcanzo
el sendero que borró la grama

la palabra turge entonces su vestido
todo se llama con ella
pieles superficies meollos umbrías piélagos
crestas honduras
        
después me nombra el poema
y su imagen convoca desde mi marca

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013


Ilustración: Graciela Iturbide

flores negras


flores en derredor y no las blancas
ni cuantas perdieron mustias su color
no las secas entre páginas
tampoco las de primaveras repentinas
relumbrones de mi espectro

me rodean flores negras éstas sumaron
colores de otro tiempo
y aunque no quiero verlas se mantienen
erectas tan vivas las sombrías

de color muerto son no sé ya si las miro
o es que ellas me reflejan firmes
sobre sus pétalos de noche
acusándome de lo incontable
y del olvido

quizás después me sumerjan en sus heladas
corolas del atlántico

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013

Ilustración: Zulma Etcheverry

dos joaquines


joaquín sorolla 1863-1923
joaquín giannuzzi 1924-2004

ir a la playa en algo se parece a suicidarse
expuesto se queda a la luz
que sorolla refleja sobre cuerpos y arena
al borde del mundo en su pendiente
final                                esos cuchillos
marean arrugan precipitan lo sé
a diario lo contemplo

quizás por eso giannuzzi trepó con su palabra
ácido en revelaciones bastante más arriba
del amarillo y de sus planos
encontró amor allí donde las cumbres son romas
y pierden su filo los cuchillos

claro que no se encontraron porque el poeta llegó
un año después de partir sorolla
mi ojo los reúne
con esta maravilla de sumar playa
y sierra en la mirada

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013


Ilustración:  Joaquín Sorolla 

15 de marzo de 2014

regresos ocho


cercos planta el hambre con miedos y deseo
las búsquedas cercan dibujan fronteras la piel
este piélago de sueños lastra el viaje

cuál es la realidad pregunto en la autopista
cuando precede la tormenta
se huele o se palpa aún sin alcanzar la superficie
al término van los ojos ellos esperan
siempre el mismo banco en terminal de itinerarios

acaso se resuelve la existencia
en decisión de fuga o permanencia arde la herida
cuando ventea el desencuentro

no sé si restan estaciones sólo viajo

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013

Ilustración: Boriken 365 (c) 

14 de marzo de 2014

sauce





al mechón que pende ante tus ojos
extremo de color y temple al cabo de ti
de tu mirada tactil fuente del verbo
allí prendo mi boca muerdo

saliste entre dos sauces cadena de hojas
para mis lágrimas
cargo alma de madera en soledad

correré en hoyuelos del paraná mañana
acaso vuelvas a pescar mi dicha con esa
línea de cabello perfumado

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013


Ilustración: Naroaburdin (c)


13 de marzo de 2014

largavistas


desde que te fuiste me miro el poeta en otros
ando buscando miradas que enhebrar
manos donde asir este vacío
no hay nuevos techos ni azul o dibujos en la ventana
sólo tu palabra quedó espiral del aire turbión
de ramas deshojando la memoria

ahora la distancia reclama aullando largavistas

cuando enverdezca el bronce esa alondra abandone
pedestales de noviembre pueda cubrirme
con su manto el olvido
saldré a buscar nuevas marcas de tus tenazas
agua para mi arenal luz en lo profundo vida
de tu abrazo y largavistas

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013

Ilustración: Jorge Echeverry

12 de marzo de 2014

el ático


recién me mudo y en cada sitio
la ocupación despliega
plaza de armas

dos canastos de sujetar todo
cuanto caiga de los árboles
tres ventanas para alterar el ángulo
de claridad en las pupilas
un arcón la memoria partida en cajones
y anaqueles
calibres del día y de la noche
sobre palmas bajo plantas

una biblioteca a cuestas
cargada de frases y de nombres
sin domicilio fijo
                   como yo itinerante
su cátedra sinfín es sol jamás nublado

también hay calzado prendas
toallas o cuanto cuelgue y se despliegue
los planos de la cama surtidores
hay líquidos los gasoso
lo abierto y lo cerrado intercambiables
ganchos perchas broches
de prender antojos
mi mesa que es el orden de las sillas
el futuro entre muros
por balconear fotografías
la lámpara manchones del feriado
germina tiempo en vituallas la heladera

hay dos calderos que resoplan
aire nuevo otros espacios
siempre puestos a secar como banderas
los pañuelos
también llaves un juez de cerradura
mi nueva hacienda entre rincones
me trae alzado y enamora

porque es un ático la casa obliga
a encielar cuanto nazca de mis surcos

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013

Ilustración: Vidrio Alquímico (c)

verbal



al cabo de la fiesta un estante ancho de poesía
y este otro bache de lecturas
con gotas que enjambran el campus electrónico

poetas palabras respuestas misterio que va
de puño en puño mirada por mirada
encienden luces al atardecer cuando ejecutan

el colectivo verbal la primicia del ómnibus la voz
que suma y no atraganta

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013


Ilustración: Imagen propia

10 de marzo de 2014

pago


abarca planos desprende itinerarios la palabra
es un llamador de ruiseñores
corcho sobre vidrio aquí no hay barrotes
fue abolida la prisión

sólo la carne contiene una mirada levanta
lechos para celebrar el amor fabrica burbujas
la poesía este cencerro contagia
su atmósfera abraza en libre flotación

con ella es posible cancelar todas las deudas

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013

Ilustración: Glits (c)

visión del domingo


y vi la tarde derramada en superficie
dibujo de huellas en la cera
un silencio cautivo de aquí hasta el cristal
palabras latentes libertades de lejos
entre tanto poema la verdad su cresta
o gorro

y escuché cantos de ventana abierta
aroma del sembrado el viento trajo nombres
la memoria calma en un segundo
borrascas de la biblioteca quien sabe pesca
los olvidos el inconfeso entre páginas
lo perdido en la mirada

y vi la omisión un exceso de luz el más largo
de los pasos miserias de lector úlceras
preguntas entre palmas borrones
gotas de pintura negra
encierros podas del ala casi enredadera
de pie y centenaria

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013

Ilustración: Chile Bosque (c)

9 de marzo de 2014

compuesto


cuando te has ido


las paredes están agotadas de sombras
hay baldosas que reflejan por siempre
trángulos de luz del amanecer y los desagües
también llevan palabras

detenido el tiempo
nada distingue aquí el día de la noche todo
copió testigos de tu paso
esas marcas son picadas de mis ojos buscándote

borrarás todo cuando vuelvas
además estarán los cuerpos otra vez ellos
subvierten y transforman todo lo hacen nuevo
hasta las marcas

volverás gráfica habrá un pincel para mi mano
aunque no sé cuál boca primará
somos un compuesto de color y forma
sabemos y olemos en uno como dos

© Carlos Enrique Cartolano. Por lo más delgado, 2013


Ilustración:  Carl Warner