CONTENIDO DEL BLOG


31 de julio de 2012

Verde




Siempre hay montes adelante lejanos o vecinos
El horizonte es puño o mano abierta según yo vea
El muro del final. Frente a él he de ser un nido más
Una palabra aérea que desarrolla forma al ondear
Un verdor que descubre gemelo en el follaje.

De los montes sólo interesa la mirada que baja
Oblicua como la tarde alcanzándome en destellos
Del iris esa tibieza donde recaigo caminante. Ella:
La pajarita en vuelo la voz que brisa los jardines
Sacude aromas refleja tonalidad en mis arroyos.

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012

Ilustración:  Cezanne

Acero




Y cuando fue nueva la noche los fervores esenciales
Parecieron conformarse prendidos a su presa
De siempre junto la malla ocre del sueño. Pero no:
La trompeta melló el acero y fue su imperio revisar
Gramo por gramo palabras oídas dichas o calladas.

Un amanecer de la conciencia precede al sol
Este día cuando se invierten piezas corren muebles
Sobre la cera de los proyectos preguntas se blanden
Como cuchillos. Del marco afuera las luces concilian
El día ¿Quién asesinará distancias sobre la cama?

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012

Ilustración: Alyssa Monk

30 de julio de 2012

Adicciones




Pensé en Homero, Shakespeare, todos esos,
avaros, durmiendo solos
para apartar la belleza del tiempo.
 Joaquín Giannuzzi. Las condiciones de la época –La historia en la cama- 1967


Me acostumbré a estar solo a vivir las resacas la otra
Cara del mismo espejo bufonesco como fragmento vivo
De discurso válido. Desarrollé por tanto el vicio: escribo
Intentando poner paréntesis al agua y al aire al rostro
De la nube. Finalmente la soledad es del sexo femenino

Y la realidad con el mundo arriba progresan de parto
En milagro. Uno de ellos asegura separar todo en adictivo
O permisible. Harinas blancas o integrales por ejemplo.
Yo soy adicto a palabras que el espejo ignora y si matan
Finalmente los excesos comprendan: enfermé de poesis.


© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012

Ilustración: Juan Carlos Mestre

29 de julio de 2012

La dama




Sufrida dama de papel y tintas tránsito de inundación
Mudanzas o abandono: tarde llego admitiendo para tí
Las leyes y el orden. Sin embargo hasta aquí lo diste
Todo sin reproches informe educación hasta consuelo
Al infeliz al solitario que no sabía siquiera con quién

Dormía. Silenciosa amplia acogedora biblioteca mía
Cofre de alquimias horizonte desplegado al infinito
A tí debo todos mis descubrimientos y también los
Artificios. Aunque no termine de conocerte tan vasto
Es tu imperio de seda: amplias polleras brocatos anís.

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012

Ilustración:  Chadwick Spector

28 de julio de 2012

Cuesta



Voy de mi corazón a mis asuntos
Miguel Hernández –Elegía-

Perdí el ritmo en plena libertad este sábado de sol
Fue a manos de la prosa y mientras caminaba que ella
Se descolgó del coro griego pegando un alarido recio
Obligó a reflejarme mendigo: verme caminando así con
Mi tendinitis a rastras del pie derecho. Corrió y corrió.

Difícil ir a la inversa quiero decir partir de los asuntos
Buscando el corazón tal es la cuesta del poeta sales
Que mi sangre resiste. Con su túnica violeta ella corría
Aullando. La perseguí algunas horas finalmente supuse
Que sólo la alcanzaría al devolverle derechos de autor.

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012

Ilustración: Francisco Govin

27 de julio de 2012

Fausto





En mi tiempo las agujas vienen con ojos estrechos
Mis noches hilan breves cuando adultece la memoria:
Caigo por sinnúmeros peldaños porque trasciende
Mi antigüedad el presente esfumina mientras adelante
La bruma claquea el cepo impenetrado del futuro.

Hasta que un día me siento pantagruélico: una quilla
Cobra filo separa en dos la edad abre camino surca
Juventud de fósforo o manantial de altura con pelajes
De invierno cuando suena una oración en cada árbol
Cae la tarde y prenden fuego para calentar los parches.

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012

Ilustración: Falero

Encantes




Son encantes lo que queda en otros el latido
De palabras remotas con algún resplandor rayos
Evocaciones grises. Ese resto en desuso esa lágrima
De segunda mano ya no lo representan: ellos hablan
Del anterior de quien fue renovado con brotes

De otra latitud o algún balcón ignoto. Dicen de aquél
Que tomó vacaciones al atardecer con rocíos
De ella en fronteras de su piel y derrotó al almanaque:
El que gestó retoños de la florista fugó de las mesas
De barata llevándose en revuelo un doble corazón.

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012

Ilustración: Otto Scholderer



25 de julio de 2012

El aura





Un humo sin llama
Elizabeth Laske Schuler, citada por Walter Benjamin

La naturaleza que habla a la cámara
Es distinta de la que habla a los ojos
Walter Benjamin. Discursos Interrumpidos I.

Vegeto mi escritorio pies en barro espero un soplido
El estallido del brillo: espasmo interior la cierta posibilidad
De engañar al tiempo. Hoy sólo tu fotografía echa calas
Enraíza en mí somete segundos horizontes estira por detrás
De la mirada un filtro de color celeste y alzadas brumas.

Son tuyos los ojos la sonrisa esta tangible joya exótica:
Repito tu nombre pero no el tiempo que aprisionó tu rostro
Crecí en esta ausente materia de tu fotografía ¿Tu mirada
Instantáneo óptico inconsciente me alcanzaba un año antes?
Van mis ojos en tu aura: contra el tiempo el humo funda.

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012

Ilustración: Pablo Picasso

Aberturas





… la sustancia dramática pegada
a la materia histórica,
al cuerpo, a la mesa, al peine, a la cuchara…
Joaquín Giannuzzi. Las condiciones de la época –Alfonsina-, 1967


Hace bastante tiempo ya me paro a un metro 72 del piso
No diré cuánto: desde dos meses atrás callo edades honro
Promesas. Sólo decirlo porque desde mi estatura corriente
A veces no alcanzo a barajar ciertas palabras: vuelan alto
Ellas plancharían el microcorrugado de mi piel mejor creo

Que muchas cremas de marca. ¿Tiempos de regresión retiro
Descenso aletargamiento remisión? El reloj de los sentidos
Nos parece inatajable: pero sigo de pie a un metro 72. ¡Sí!
¿Por qué pasillo van las sensaciones al pasado? ¿Qué puerta
Abren para alcanzar mi siempre mediodía? ¡Son las manos!

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012

Ilustración: Oscar Tusquet

24 de julio de 2012

Caída libre





Lunes con un montón de poesía inconclusa
 y un racimo de uvas vencido en plena caída…
Joaquín Giannuzzi. Las condiciones de la época
-Diario del hígado enfermo-, 1967


Por eso te pido amor no permitas que nos alcance la noche
Sin llevarme al borde devuélveme al vacío de tus ojos si aún
Quedan alas de estreno neumáticos con aire de sobra o
Mercurios en los pies. Abordemos juntos este plato la humedad
Que será vino arderá por muchos racimos con tu chispa

Y mi carbón. Vayamos a las orillas destapemos las ollas
Los secretos contémosles perlas a los collares sumemos letras
A las fórmulas: porque no hay supervivencia sin desborde
Ni legado sin salto hablo de elementos que flotan o precipitan
Estos que transforman siembran nuestra alegría sobre la piel.

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012

Ilustración: Andrei Protsouk

23 de julio de 2012

Horarios





Así ocurre que el alimento de la estadística
guarda el orden del fuego y el estiércol…
Joaquín Giannuzzi. Las condiciones de la época –Demografía-, 1967

Más temprano hubieran llegado al vano las calandrias
Porque anotan ya registros de incremento de luz en días
De veinticuatro horas. Pero mis despertadores con picos
De marfil no vinieron seguro atajadas por los tres grados
Bajo cero o el peso de mi edredón. Este conocimiento

Del numeral que ocasiona ardua consunción me retuvo
Filosofando en la cama: al fin de cuentas en este sitio
Paso más de mil ochocientas horas al año mis espaldas
Aguantan todavía. Decidí quitar la etiqueta a un frasco
De dulce para guardar arvejas y evalué probabilidades.


© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012


Ilustración: Guerra Carranza

22 de julio de 2012

Mayo




¡Ay! Estas esponjas del cuerpo prado de recuerdos
Con ángeles detenidos en las yemas de los dedos
Abandono de juegos del verano celestes recortes
De mi pasión. La mano no olvida: su breve mirada
Alcanza sabores palabras y tibieza en los jarabes.

Ellas habitan siembran huellas titulan éste mi amor
En lejanías pesan pueden conducirme al paraíso
Selvática noche con retorno. Esponjas renacientes
Exprimen y absorben más allá del tiempo ignorantes
De la nieve que hoy sobre mis labios oculta tu boca.

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012

Ilustración: Pablo Picasso

21 de julio de 2012

Leyes






… Para eludir una total desesperación, resolvió pensar
en el Universo: procedimiento general de los desdichados,
y a veces bálsamo…
Jorge Luis Borges. Sobre Benedetto Crocce, 1937


Estar a solas íntimo sin reflejo ni referencias
Verse las manos y pies el sexo la noche el rebote
En palabras de invierno quizás un vapor en vuelo
Pensamientos ardiendo destino de plegarias:
Son imágenes que galopan despojo de velamen.

Quedarse a solas germinar ciego amaneciendo
Sin importar ya la vida con su género ni la sangre
Que oculta su panoplia. Privarse contener callado
El verso final espejo en la piel. Desvelo. La soledad
Esta enemiga que culebrea un tronco de manzano.

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012 

Ilustración: Soledad Fernández

20 de julio de 2012

Acertijo de la mente...


por Daniela Muttis

Acertijo de la mente.
Pantano cerebral.
Cráneos facetados por el plástico y la luz.
Gris.
Curvas.
Números sobre las curvas.
¿Es este pequeño óvalo donde suceden las cosas?
Temor en el bosque,
Temor por el bosque.
La vida en referencia a las catástrofes, a los finales presentes
A las muerte súbita de los recuerdos.
Inhóspitas mareas, flujos de encuentros.

Decidir si todo sucede o no, despierta.

Recuerdo el ¨yo vacilo¨ infame.
Jarras de leche que se rompen al unísono contra el suelo.
Leche irrecuperable: inocencia, perdida a palazos.

Sin embargo sigo llenando las otras jarras.
Las lleno de leche, las acomodo sobre la mesa nuevamente.

(c) Daniela Muttis


Ilustración:  Alyssa Monks



Aguas




Como un vaso de agua a punto de volcarse así soy:
Practico la gimnasia de los sentimientos intento
Guardar el equilibrio se mantenga seco lo agotado
No inunde el río. Todo sea por reflejar este paisaje
Interior en intemperie sin reflector ni gran retoque.

La pasión suelta sus escarabajos en un laberinto: allí
Todo va desnudo mueren los miedos luce primavera
Hasta en tinieblas ¿Podemos hacer juez al desborde
Preguntarle por dónde va la vida? ¿Si en mi vaso
O acaso en clamor de tormentas más allá del cauce?

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012 

Ilustración:Rafael Sanzio




Y hoy como deberíamos decir siempre: ¡Feliz día del amigo!

19 de julio de 2012

Momentos




 
Ignoraba que no importaba explicarse que yo sólo
Suspiraba: ponía carne y palabras a bogar ardores.
Que ya de nada servían mis juramentos promesas
Al oído quedos lenguajes de la tarde. Y yo no sabía
Que mis discursos corrían como arroyitos mudos

Raquíticos hilos de agua los que agonizan yertos
Sobre luz negra. Yo pensé que me leían. No era
Ágrafo este amor y que estas jornadas de dicha
Vivirían eternamente encuadernadas. Pero ahora
Sé que mi amor es sólo momentos: vida. No más.

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012

Ilustración: Anónimo siglo XVI

17 de julio de 2012

Vuelta



El regreso esta hebra breve que anuda las fuentes
Es anteojo ejemplar pues apropia vista a su medida:
Diez versos cuando de planear o aterrizar se trata
Antologar un poema entre diez semanales y suma
Siempre corregir: alivia artificios del conocimiento.

El viaje depura purga la mirada –fiel que revolotea-
Rescatada de vociferantes brumas los bajos perdidos
Se afirma en el reencuentro con colonias de voces
Con tactos rimados: un yacimiento en cada parada.
La felicidad. Allí los arroyos braman y no se angostan.

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012

Ilustración: Dahl



Revelación



 

…la confusión y la maravilla son operaciones
propias de Dios y no de los hombres…
Jorge Luis Borges
Los dos reyes y los dos laberintos


Encandilan las luces interiores cuando estoy a solas
Poroso de este amor. El idioma es histórico asume
Desde espera hasta apocalipsis: sus palabras infierno
O redención revelan con hacha de dos filos traducen
Finalmente laberintos de tiempo legados y ceguera.

¡Contra la muerte iluminen mis ojos derriben muros
Horaden techos donen lunas! El idioma sus palabras
Las expertas dicen de derecha a izquierda y al revés
Conducen por galerías de arena excavan el desierto
Hurgan intimidad enamorada surten planos soleados.

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012 

Ilustración:  Silvina Socolovsky



Vínculos




No diga nadie que algo cesó de buscarte acaso soslaye
Alguien que una parte de mí te alcanza y otra te busca
Que el mundo son los fragmentos y no la esfera
Que cuando partí viniste aunque algo te despedía. No:
¿Acaso no son infinitas las sendas uno el laberinto

De la tarde -extinta como esta bestia inexplicable-?
Sin casualidades –que no existen- sin arduas mochilas
-esas siempre se comparten- sin bellezas inalcanzables
-ellas se merecen por destino natural- dos que giran
En torno de sí mismos se ven se dibujan se amanecen.

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012

Ilustración: Waugh

16 de julio de 2012

Ausencia II




Incompleto. Ausente en color volumen fractura
Del hálito los pies no vuelan la memoria galopa
El derrumbe en los maizales. No estás te busca
Alumbra en los rincones con guante invertido
Del alma: sensitivo es el rastrón llagada dermis.

Conocimiento de la búsqueda rostros en cristal
Reflejo de lágrima fragmento de una imagen
La deseable fotografía en que ambos rían. Fin
Del viaje caricias de felpa: sus nombres áureos
Como amaneceres restantes. Siempre hogueras.

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012

Ilustración: Joan Miró

15 de julio de 2012

Mutaciones




Como caminando entre pálpitos visiones del pasado
Cábalas del futuro ése entrevisto aquél que todavía
No llega y copiamos moduladores para otra voz
Timbres que avisan mutan: cuando alternamos ciudad
Libros o planos ignorados. Desde estos pabilos rojos

Llameantes giramos nuestra propia cintura caemos
En la cuenta del don la respuesta al volumen: efectos
Del giro de la bolilla de plomo sobre un espejo. Vida
Es tierra removida musgo rebelde: las palabras del alma
O privilegios del amante ¡Que el resto sobre esta noche!

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012

Ilustración: Yacek Yerka


14 de julio de 2012

Al margen




... detrás de los cristales
a cubierto del viento social donde toda culpa
entra en crisis con sus razones podridas…
Joaquín Giannuzzi. Las condiciones de la época -Fábula-, 1967

En los códigos en cada amanecer hasta en un miserable
Plato de leche el mundo se divide en lo que que bordea
Iluminando y todo lo demás. Digo en islas o en abismos
Marinos en lo asible hoy del poema de extrañía o lo difuso
que asoma por sobre naufragios del tiempo y cada quien.

Ya que nunca alcanza la mirada no pueden detenerla
Porque flamea indecisa se humilla a pan y agua aunque
Siempre apunte plan de vuelo. Como en el shopping:
Su galería de vitrinas. El espejo las torra coloreándolas
Distingue fantasmas de ángeles de cera: filo de lenguaje.

© Carlos Enrique Cartolano. De Leyes, 2012

Ilustración: Alyssa Monks


13 de julio de 2012

Gemelos




¡En venta los cuerpos, las voces,
la inmensa opulencia indiscutible, lo que no se venderá jamás!...
Jean Arthur Rimbaud. Las Iluminaciones –Remate-


Mi alma de dos extremos: de pie uno junto a mí
El otro va de viaje. Acuden juntos al marco del día
Y traducen en palabras los vuelos del viento ellos
Sur y norte origen y cumbre de la escritura. Sur
Habita el angelario norte es merodeador. Colono

Sin alas no las necesita le basta el azul su mirada
Global sextante fructifica en la navegación. Ambos
Confluyen al crepúsculo. Sur apunta amores y norte
Exhibe sus botines: dineros olas estrellas muertas
Lenguas ágrafas perdidas y diez palacios desiertos.

© Carlos Enrique Cartolano. De A vuelo de ángel –Serie Rimbaud-, 2012 

Con este poema finaliza la serie de A vuelo de ángel. Mañana comenzaremos con Leyes.
 
Ilustración: Sin identificación de autor